Publicado en Deportes, Destacado.

Rut Castillo dejó a un lado las depresiones y caídas para darle un giro a su carrera como gimnasta y convertirse en una histórica. Con 30 años de edad, se convirtió en la primera mujer en clasificar a México a unos Juegos Olímpicos en gimnasia rítmica individual.

Conseguirlo no fue fácil, pues tuvo que reponerse de un retiro prematuro, y cuando tomaba su segundo aire la pandemia del coronavirus la detuvo, al sumergirla en una crisis emocional de la que pudo salir con ayuda de su psicólogo.

«Han habido muchos momentos en los que pude tirar la toalla, pero gracias a Dios no lo hice y estoy orgullosa de ese compromiso que he mostrado y el respeto que me he demostrado en mi carrera como gimnasta», dijo en entrevista con Mediotiempo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *