Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Tras huir con la esposa de un amigo preso, el «Pastor» Alejandro falleció mientras realizaba un asalto

Alejandro Claudio Guerrero salió de la cárcel con un permiso provisional el 2 de abril. Tenía solo 48 horas de libertad, nunca volvió. Semanas más tarde, publicó una foto en WhatsApp con la esposa de otro reo amigo suyo.

Tenía 37 años y, según llegó a afirmar, tuvo problemas con la justicia desde los diez años de edad. Huyo de casa por violencia intrafamiliar y vivió muchos años en la calle. “En ese tiempo era mejor morirse que seguir viviendo”, dijo al respecto en una entrevista.

Entre una larga lista de detenciones, figuran las dos últimas: ingresó a una cárcel de la provincia de Buenos Aires, Argentina, en 2012. Salió libre en 2015, pero volvió a ser detenido un año más tarde.

En 2016 se le juzgó por posesión de arma de fuego y por robo calificado. Alejandro Claudio Guerrero no salió en cinco años, hasta abril del 2021 en que se le concedió ausentarse por dos días.

Tras su huida, se emitió una orden de captura, se le buscó por todo Argentina e incluso se difundió su rostro en el extranjero. Cuando lo daban por desaparecido, sus compañeros del pabellón evangélico vieron que había actualizado su estado de WhatsApp: publicó una foto donde lo besa la esposa de otro reo del mismo pabellón.

Según recupera el diario El Clarín, su amigo los habría presentado en el patio de visitas. Alejandro Claudio Guerrero incluso pudo acceder a la dirección de la esposa, pues se quedaría con ella durante su salida.

El “Pastor” Alejandro, como era apodado, habría mantenido una relación con ella durante sus días desaparecido. Sin embargo, poco después, su escape culminó de forma trágica; y así como llegó a los titulares por su desaparición, volvió a los mismos por su muerte.

La noche del 6 de junio, el “Pastor” Alejandro ingresó con un cómplice a un domicilio ubicado sobre la carretera en la localidad de Angel Etcheverry, en la provincia de Buenos Aires. Tras irrumpir en la casa, ataron a los presentes, una mujer y sus hijos.

Durante el robo, llegó a la casa el dueño de la familia, quien también fue amagado y obligado a entrar a la casa. Sin embargo, el hombre consiguió atacar al asaltante durante un descuido. Paralelamente, uno de los hijos, de 20 años de edad, consiguió zafarse y atacar a Alejandro Claudio Guerrero en la cabeza con una mancuerna.

El “Pastor” Alejandro falleció en el lugar debido a las heridas. Después, padre e hijo dieron alcance al cómplice, quien hirió con un disparo al padre en la pierna. Sin embargo, fue herido con un hacha en el abdomen y también murió.

La mujer con la que huyó y permaneció escondido por un tiempo finalmente se reconcilió con el marido preso.

Con información de El Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *