Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Los confinamientos incitaron a muchos estadounidenses a invertir en proyectos de renovación de la casa o nuevos pasatiempos. Para David Zaslav, el aburrimiento de la pandemia generó otra idea: comprar una compañía de 100,000 millones de dólares (mdd).

En febrero, el CEO de Discovery acor- dó jugar golf con el jefe de AT&T, John Stankey, en el torneo Pebble Beach Pro-Am, en California. Pero un brote de covid-19 arruinó el plan y Zaslav, “sintiéndose des- animado”, en su lugar le envió un mail a Stankey: “Llámame: Tengo una idea”.

Los dos ejecutivos terminaron hablando durante horas mientras Zaslav le presentó a Stankey la idea de la fusión de Discovery con WarnerMedia. “Se lo expuse”, dijo Zaslav, quien dijo que estuvo hablando por teléfono con Stankey durante tanto tiempo que su esposa pensó que había salido de la casa.

“Fue como, pum. Estamos en sintonía”, dijo Zaslav. Stankey se ofreció a venir a Nueva York, los dos se reunieron el Día de los Inocentes (April Fool’s Day) en la casa de piedra rojiza de Greenwich Village de Zaslav, para discutir los detalles. “Queríamos ser discretos”, dijo el director de Discovery.

La llamada telefónica de febrero fue el comienzo de una operación ultrasecreta de AT&T, la compañía telefónica más antigua de Estados Unidos (EU), para dividir el imperio de Hollywood que adquirió por 85,000 mdd apenas dos años y medio atrás.

Los banqueros y ejecutivos lo consideran como el detonante de una segunda ola de consolidación en EU y más allá, mientras los medios tradicionales luchan por sobrevivir en un negocio del entretenimiento cuyo futuro se regirá por el streaming.

Los últimos cinco años incluyeron no uno, sino dos mega acuerdos que definieron la era —la compra por parte de Disney del imperio Fox, de Rupert Murdoch, y la adquisición de Time Warner por parte de AT&T— y sin embargo, las compañías de medios han determinado que todavía carecen de la escala para competir en el panorama del entretenimiento digital que cambia rápidamente.

Netflix y Disney Plus, con 208 millones y 104 millones de suscriptores, respectivamente, encabezan la clasificación de los servicios de streaming puro.  Con más de 100 servicios disponibles, el resto de los medios se quedan luchando por un lugar imprescindible en los presupuestos mensuales de los consumidores.

El servicio HBO Max de Warner sumó 10 millones de suscriptores minoristas desde su lanzamiento en EU el año pasado, mientras que Discovery tiene 15 millones de suscriptores en todo el mundo.

“Esperaba… es probable que haya más consolidación”, dijo Stankey a los periodistas la semana pasada en una videoconferencia.

“Nosotros…. queríamos iniciar eso, en lugar de tener que ser seguidores”. Fusión secreta Después de su reunión en Nueva York, los ejecutivos contrataron a los bancos de inversión especializados LionTree y Allen & Co para asesorar a AT&T y Discovery.

Más tarde los complementaron Goldman Sachs y JPMorgan, quienes dieron un préstamo puente esencial de 41,500 mdd para completar la compleja transacción.

El acuerdo se concretó rápidamente, a pesar de algunas negociaciones difíciles sobre cómo dividir la propiedad de la nue- va compañía.

Las dos partes finalmente acordaron dar a los accionistas de AT&T 71% y a los de Discovery 29%.  Durante las negociaciones secretas, con el nombre en código de Proyecto Columbus, se hablaba de AT&T como Armstrong, de WarnerMedia como Magellan y de Discovery como Drake.

Las dos partes aún discuten un nombre real para la compañía combinada: las ideas que se están considerando inclu- yen “Warner Discovery”, “Warner Bros Discovery” y “Warner Discovery Media”.

Juntos, la nueva compañía se convertirán en el segundo grupo de medios más grande por ingresos después de Disney, con 41,000 mdd en ventas anuales, una cifra que David Zaslav anticipa que aumentará a 52,000 mdd para 2023.

La compañía tendrá una deuda de 55,000 mdd después de la creación de la empresa derivada. Para AT&T, la transacción borrará 43,000 mdd de su pila de deuda, que era de 169,000 mdd en deuda neta a finales de marzo y que pesa en los accionistas.

Los Murdoch, Redstone y Turner La fusión es un golpe notable para David Zaslav. La última década la pasó presidiendo Discovery, relativamente un pez pequeño, con un valor de mercado de una décima parte de Disney.

Ahora toma las riendas de una compañía que genera más ingresos que Netflix. El ejecutivo es un ejemplo de una ge- neración de magnates de los medios de la época pasada: los Murdoch, los Redstone, los Disney y los Turner, varios de los cuales Zaslav mencionó durante una teleconfe- rencia el lunes pasado.

“Estamos aquí sobre los hombros de poderosos titanes, desde Ted Turner hasta Steve Ross”, continuó, mientras llamaba al accionista de Discovery, John Malone, un “maestro y mejor amigo”. El acuerdo también refleja la falta de sentimentalismo de Stankey al deshacerse del legado de su predecesor, Randall Stephenson.

Stankey, conocido por su pragmatismo llano, este año también se deshizo de DirecTV, la emisora por satélite, cuya adquisición fue otra transacción emblemática de su mentor.  Dejando a un lado, de una manera brutal que recuerda una trama de la serie Succession, está Jason Kilar, el externo con mentalidad tecnológica que Stankey trajo apenas hace 10 meses para empaquetar los activos de WarnerMedia en Hollywood en una compañía de streaming adecuada.

Kilar, quien se ganó la reputación de ser un disruptor de las puntocom a tra- vés de su invención de Hulu, se enteró del acuerdo el miércoles pasado y pro- bablemente dejará la compañía, dijeron personas familiarizadas con el asunto. Cuando se le preguntó sobre el futuro de Kilar, Stankey dijo: “David (Zaslav) tiene muchas decisiones que tomar”.

Para WarnerMedia, una de las compañías más famosas de Hollywood detrás de éxitos que van desde Casablanca y el Ciudadano Kane hasta Friends y Game of Thrones, esta será la tercera reestructu- ración dolorosa en tres años.

Un ejecutivo de Warner dijo que agrega “otro año de agitación” a lo que habían sido cuatro años de “incertidumbre e indecisión”. Sin embargo, un antiguo colega se mostró optimista.

“Zaslav es muy capaz”. Zaslav ha insistido en “quedarse con todo”, pero los despidos parecen inevitables al tener en cuenta el traslape entre las compañías. Discovery espera obtener 3,000 mdd de ahorros dentro de dos años. Cuando el FT le preguntó acerca de los planes de integración, Zaslav pregonó la “flexibilidad” que tenía. “Seremos una empresa, una cultura, una misión”. Ser más grandes o salir Si David Zaslav logra salirse con la suya, Warner-Discovery podría competir con Netflix como uno de los pocos servicios de streaming genuinamente globales, que fijan la mira en más de 200 millones de suscriptores, y probablemente sea recompensado por Wall Street.

Si bien el flujo de efectivo de Discovery se genera en gran medida en EU, opera más de 80 cadenas en todo el mundo, con una fuerte presencia en idioma local en los países nórdicos, Polonia e Italia.

Zaslav está decidido a aferrarse al mejor contenido de WarnerMedia y nunca volver a entrar en el tipo de acuerdo de licencia con el servicio de televisión de paga Sky de Comcast, que impide el lanzamiento de HBO Max en Reino Unido, Alemania e Italia hasta al menos 2025. Pero una expansión exitosa requerirá de decisiones dolorosas dentro de mercados específicos.

Discovery todavía tiene que decidir si despliega todos sus servicios de streaming en una sola marca como Netflix o utiliza el enfoque de plataforma de Disney, que despliega marcas como Star, ESPN o Hulu, dependiendo del mercado.

El acuerdo seguramente provocará otro ajuste de cuentas en todo el negocio del entretenimiento, dicen ejecutivos y banqueros, ya que el implacable empuje hacia la escala lo hace aún más difícil para los que se quedan atrás.

Comcast sostuvo conversaciones informales con Stankey, de AT&T, sobre la combinación de su unidad NBCUniversal con WarnerMedia, pero se consideró que era más fácil que los reguladores autorizaran a Discovery, dijeron varias personas.

Brian Roberts, CEO de Comcast, todavía podría intentar hacer una contraoferta por los activos de WarnerMedia, como lo hizo cuando Disney compró los negocios estrella de Fox. Sin embargo, irrumpir en la combinación sería una tarea difícil.

Un banquero dijo que Warner-Discovery podría convertirse en un blanco de adquisición en los próximos años, a medida que los grandes grupos de tecnología, como Apple o Amazon, logren sus propios acuerdos centrados en el contenido.

“Esto es lo que AT&T y Discovery nece- sitaban hacer para ser sostenibles. No se puede estar en este negocio operando solo en EU”, dijo un ejecutivo de un grupo de medios. “Así que ahora habrá varias compañías que estén pensando: hacerse más grandes o salir del mercado”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *