Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Un jurado de Miami procesó a un padre y sus tres hijos acusados de comercializar una solución tóxica y con efectos potencialmente letales que ofrecían como una cura contra el COVID-19.

Tras comprobarse que obtuvieron ganancias por más de un millón de dólares amparados en una iglesia creada por ellos mismos, fueron detenidos Mark Grenon, de 62 años, y sus hijos Jonathan, de 34, Jordan, de 26, y Joseph, de 32, residentes en Bradenton, Florida.

Son acusados de conspiración para cometer fraude y desacato criminal, pues previamente en un proceso un tribunal les ordenó dejar de vender el producto y continuaron comercializándolo.

La solución mineral milagrosa contenía clorito de sodio y agua, pero al ingerirla se transformaba en dióxido de cloro, una potente lejía utilizada para el tratamiento del agua y el blanqueado de textiles y pulpa de papel que aseguraban no solo servía contra el COVID-19, sino contra el cáncer, el Alzheimer, diabetes y la malaria, entre otras enfermedades.

Fuente: EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *