Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

La reina Isabel II dio el último adiós este sábado al hombre con quien estuvo casada 73 años, su «fuerza y apoyo», el príncipe Felipe, en un sobrio funeral de estilo militar con cubrebocas y pocos invitados debido a la pandemia.

El féretro del duque de Edimburgo fue inhumado en la cripta real de la capilla de San Jorge en Windsor, residencia real a unos 50 km al oeste de Londres, donde se celebraron sus exequias.

Sus restos permanecerán allí hasta que la monarca se reúna con él a su muerte.

La pareja reunida yacerá entonces en la capilla del Memorial del rey Jorge VI, padre de Isabel II.

Numerosos expertos reales aseguran que era Felipe quien manejaba con mano de hierro una familia marcada por las crisis, ayudando a la reina a capear los escándalos.

El príncipe consorte, que falleció en Windson el 9 de abril, dos meses antes de cumplir 100 años, fue una presencia constante junto a Isabel II desde que, con solo 25 años, fue coronada en 1952, cuando el Reino Unido se reconstruía tras la Segunda Guerra Mundial y su imperio empezaba a desmoronarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *