Publicado en Destacado, NACIONAL.

Un juzgado federal rechazó ordenar al gobierno que expida permisos de importación individuales de la vacuna contra el COVID-19 para que personas dispuestas a pagar por ella la puedan importar.

Se trata del Juzgado Cuarto de Distrito en Materia Administrativa el que negó el 12 de marzo la suspensión en el amparo promovido por José Alejandro Luna Fandiño, Gloria Fandiño Cárdenas y Alessandra Do Amaral, quienes reclaman que la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) no ha contestado la solicitud que presentaron el 22 de enero, para obtener un permiso de importación “para uso personal e independiente” de la vacuna.

También reclaman la omisión de Cofepris de proveer medios para solicitar en línea el permiso de importación, y de contar con un formato específico que facilite dicha solicitud.

De acuerdo con lo que publica Reforma, el amparo se basa y cuestiona también la Constitucionalidad del artículo 132 del Reglamento de Insumos para la Salud, que permite importar al país, para uso personal, materias primas o productos determinados que no cuenten con registro sanitario.

El rotativo nacional señala que, según los quejosos, al autorizar el uso de emergencia de vacunas como las de Pfizer y AstraZeneca, se la Secretaría de Salud les dio un reconocimiento equivalente al registro sanitario, y con ella está bloqueando la posibilidad de importación para uso personal del artículo 132.

Reforma indica que, en caso de no autorizar la importación individual, el amparo solicitaba la suspensión para que «se ordene a las autoridades responsables, de acuerdo con la regulación aplicable, autorizar la venta de la vacuna COVID-19 en nuestro país en el sector privado».

Sin embargo, el secretario que está a cargo del Juzgado Cuarto, sin embargo, no compró la idea.

En ese sentido, resolvió que «(conceder la suspensión) implicaría constituir el derecho a importar la vacuna y a que la misma pudiera ser comercializada sin los permisos correspondientes, ni siguiendo la normativa aplicable respecto de importación, comercialización, distribución y aplicación de vacunas».

«Es decir, equivaldría otorgar un beneficio a los quejosos (y a su vez a terceros del sector privado) del cual carecen, siendo que tales cuestiones son regladas; sería tanto como que los Juzgadores de amparo se sustituyeran en facultades exclusivas de las autoridades administrativas», añadió.

 

Fuente:Reforma/Foto:Archivo/JAC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *