Publicado en Destacado, Especial, ESTATAL, REGIÓN SUR.

Mari Carmen Rosas/Alcalá Noticias

Cosoleacaque, Ver .- «Al asesino de mi hijo, le perdono», Blas Reyes Mateos, padre de Felipe de Jesús.

Felipe de Jesús, era un músico cristiano, fue asesinado al salir de la Parroquia Preciosa Sangre de Cristo el pasado 17 de febrero.

Este miércoles, se dio a conocer en El Diario La Red  que había un sujeto detenido presuntamente relacionado por el asesinato del joven músico de 20 años de edad.

Se trata de Carlos Miguel, alias «el  Morallen», que además es investigado por las autoridades por otros homicidios en Cosoleacaque.

Referente a esto, Blas Reyes, expresó, que las autoridades no le han comunicado nada sobre las investigaciones, que desconocía que hubiera algún detenido por la muerte de su hijo,  lo que saben es por medio de los periódicos y las redes sociales.

«Si bien, la sangre reclama justicia, a nosotros las autoridades no nos han mostrado pruebas, ni nos han vuelto a llamar,  yo no sé si está persona es culpable o no, solo el  asesino y Dios saben».

Referente a una línea de investigación de cobro de piso, desmintió que hubiera recibido amenazas, y que tuviera negocios, «somos gente humilde, no tenemos comercios, mi muchacho era un joven de bien y nosotros no tenemos problemas con la gente».

Recordó cuando vio a su hijo sin vida en el suelo, «A Felipe le dispararon por la espalda, cayó de frente al piso, su muerte fue instantánea, el o los asesinos escaparon frente a los policías que se encontraban cerca», elementos realizaban operativos ya que días antes habían asesinado a Gladys Merlin y a su hija Carla Enríquez.

«Ese día que mataron a mi hijo, se llevaron una parte de mi vida, yo conocía a mi hijo, la gente también, ellos realizaron marchas para pedir justicia, pero nosotros como familia no estuvimos, porque aunque nos presenten al asesino, eso no lo traerá de vuelta, se lo dejamos mejor a Dios».

La última vez que Blas estuvo con su hijo fue antes de que fuera a la iglesia a cantar, «le cocine pescado, era padre y madre para él, mi esposa había fallecido hace unos meses».

Felipe de Jesús llevaba  en su mochila una laptop que su padre le había comprado una semana atrás, ya que ingresaría al cuarto semestre de la carrera de ingeniería en el Tecnológico de Minatitlán.

Reyes Mateos, comentó, que las pertenencias como la  laptop, celular y un reloj no han sido devueltos.

Por último reitero «Dios fue el que permitió está tragedia, que la sangre de mi hijo fuera derramada, fue un miércoles de cenizas, habíamos pedido perdón por nuestros pecados.  Al asesino de mi hijo, le perdono, deseo que se arrepienta del mal causado y que sea trasformado, que encuentre la paz… yo no le guardo rencor».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *