Publicado en Destacado, NACIONAL, REGIÓN SUR.

María Elena Álvarez Buylla, directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), dio a conocer que se han identificado en México al menos 50 Regiones de Emergencia Ambiental, a las que llamó infiernos ambientales debido a su grado de contaminación del agua, suelo y aire, por lo que junto con las secretarías de Salud (Ssa) y del Medio Ambiente (Sedema), emprendió un trabajo colaborativo para su diagnóstico y restauración.

“Tenemos en México una serie de regiones que nos duelen a todas y todos, pueden definir como infiernos ambientales, Regiones de Emergencia Ambiental, una de las herencias del sistema neoliberal de gestión y de organización industrial totalmente desordenada y de una falta de cuidado y de atención a ese derecho fundamental, el acceso a un medio ambiente y a un agua saludable”.

Durante el webinar Las Regiones de Emergencia Ambiental en México. Del Diagnóstico al Modelo de Restauración, que realiza el Conacyt a través de los Programas Nacionales Estratégicos de agua y agentes tóxicos, Álvarez Buylla dijo que estas regiones están localizadas en sitios donde “se ha hecho un abuso del territorio, del medio ambiente por parte de diferentes actores, industriales sin que haya por parte del gobierno una regulación adecuada”.

Indicó que los principales problemas de estas regiones tiene que ver con descargas sólidas, líquidas y aéreas de las grandes ciudades, corredores turístico e industriales como agroindustriales y emplazamientos extractivos, por lo que desde el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador están comprometidos a restaurar esos sitios, por medio de un modelo de restauración integral de las relaciones socioecológicas para poder acoger la vida de las comunidades que ahí habitan desde hace muchos años.

“El Conacyt se compromete profundamente con prioridad a impulsar acciones intersectoriales, ante las emergencias ambientales y sanitarias en estas regiones de emergencia ambiental que sean puntuales, estratégicas, eficaces, oportunas, interinstitucionales, interdisciplinarias”.

Andrés Barreda, coordinador del Pronaces Agentes Tóxicos y Procesos Contaminantes e investigador de la Facultad de Economía de la UNAM, destacó que las Regiones de Emergencia Ambiental se ubican en las zonas en donde se llevaron a cabo los procesos industriales del Tratado de Libre Comercio (TLC), a través de diferentes corredores de industriales en todo el país, pero lamentó que hasta la fecha, los costos de la degradación ambiental no han sido cuantificados.

“No hay un trabajo serio del registro del nivel de contaminación que tienen ríos, suelos, cuencas, cuencas subterráneas, atmosféricas, de los problemas de salud que se han generado”.

No obstante, destacó que gracias al empeño de las poblaciones afectadas en colaboración con científicos se ha identificado que todo México ha sufrido graves impactos, los 50 más graves son una serie de corredores de parques industriales que van del occidente el puerto de Colima, de Chapala hacia la ciudad de Guadalajara, pasando por Salamanca.

Además de los grandes corredores del norte de la Ciudad de México, conocido como “el corredor de la muerte”; los corredores industriales del valle de Toluca que van hacia Atlacomulco; corredores que rodean el volcán de la Malinche; los de Puebla y Tlaxcala; los  corredores de Orizaba a Córdoba, rumbo al puerto de Veracruz; así como los grandes corredores el centro petroquímico más importante de Coatzacoalcos, Minatitlán Cosoleacaque.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *