Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Un grupo de científicos descubrió un coronavirus relacionado con el SARS-CoV-2, causante de la actual pandemia, en la sangre de murciélagos que viven en Tailandia.

El coronavirus recién hallado en los murciélagos, llamado RacCS203, comparte el 91.5 por ciento de su código genético con el del covid-19, asegura el estudio, publicado este miércoles en la revista Nature.

De acuerdo con la investigación, se cree que el virus no puede infectar a las personas, ya que no puede unirse al receptor ACE2 en las células humanas, la puerta de entrada del covid-19 al cuerpo.

Sin embargo, se encontró que los anticuerpos que circulan en la sangre de murciélagos y pangolines infectados son efectivos para neutralizar el virus SARS-CoV-2.

Esta paradoja biológica indica que los coronavirus basados ​​en murciélagos no pueden, como estándar, infectar a los humanos, especulan los expertos.

En cambio, los investigadores piensan que los coronavirus solo desarrollan la capacidad de infectar células humanas después de pasar primero a un huésped intermedio, como un pangolín.

Aquí, muta y cambia de forma ligeramente, lo que le da la capacidad de unión a ACE2, suponen los autores.

PUNTOS CLAVE DEL NUEVO ESTUDIO:

  • Se encontró que el coronavirus hallado en los murciélagos es 91.55% idéntico al SARS-CoV-2.
  • Los murciélagos tenían anticuerpos capaces de atacar el SARS-CoV-2 pero el virus no podía infectar a los humanos.
  • Los investigadores creen que los coronavirus de los murciélagos no pueden infectar a los humanos directamente y deben ir a un hospedador intermedio, como los pangolines, antes de evolucionar para infectar células humanas.

EN LÍNEA CON LA OMS

Estos hallazgos se alinean con el anuncio de ayer de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que la pandemia probablemente surgió de forma natural y el coronavirus no se liberó de un laboratorio.

Investigadores dirigidos por la Universidad de Chulalongkorn en Bangkok tomaron muestras de murciélagos en un santuario de vida silvestre en el este de Tailandia.

Llevaron a cabo una secuenciación genómica del nuevo virus para descubrir qué tan estrechamente relacionado estaba con otros coronavirus, incluido el SARS-CoV-2.

El estudio reveló que el pariente más cercano del nuevo virus se llama RmYN02, un virus que es 93.6 por ciento idéntico al SARS-CoV-2.

Si bien son genéticamente similares (91.5% idénticos), el SARS-CoV-2 y el RacCS203, el nuevo virus, tienen diferencias clave.

Por ejemplo, aunque las proteínas de los picos de los dos virus son genéticamente similares, una región clave en los picos que se une a los receptores humanos tiene una forma muy diferente, lo que hace imposible que el nuevo virus se una a las células ACE2 humanas.

El descubrimiento del nuevo virus se suma a un creciente banco de conocimientos sobre la familia de coronavirus a la que pertenece el SARS-CoV-2.

Anteriormente, solo se habían encontrado virus similares en China y Japón, pero la presencia de esta cepa en Tailandia indica que hay muchos más de los que se creía, probablemente esparcidos en un rango de 5 mil kilómetros en el sudeste asiático.

»Este documento ha identificado otro coronavirus de murciélago que se cree que está relacionado con la cepa SARS-CoV-2 que actualmente causa la pandemia humana», explicó el profesor Martin Hibberd, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, que no participó en el estudio .

»Este nuevo hallazgo de Tailandia enfatiza la amplia distribución de los murciélagos y virus que pueden incluir al originador del brote actual», agregó.

Los virus estrechamente relacionados con el SARS-CoV-2 se encuentran en cuatro especies de murciélagos de herradura, que se sabe que son «reservorios» de muchos patógenos.

El rango de estas especies se extiende hasta el oeste de la India, cubre todo el sur de China y llega hasta el este de Japón. El extremo sur de su área de distribución incluye Filipinas y Singapur.

Los científicos están ansiosos por descubrir la evolución del virus SARS-CoV-2 para saber de dónde vino, con el fin de prevenir futuros brotes de patógenos similares.

Investigaciones anteriores revelaron que el pariente más cercano del virus Covid-19 es otro coronavirus albergado por murciélagos, llamado RaTG13. Los dos virus son idénticos en un 96%.

Esta similitud también indica que el virus evolucionó naturalmente en un huésped animal, probablemente un murciélago, antes de infectar una especie intermedia y luego saltar a los humanos.

»Se necesita con urgencia vigilancia transfronteriza para encontrar el virus progenitor inmediato del SARS-CoV-2», recomendaron los autores del último estudio.

Este martes, la OMS anunció que es “extremadamente improbable” que el SARS-CoV-2 se haya filtrado de un laboratorio en la ciudad china de Wuhan.

Un equipo de la OMS enviado a China para determinar el origen del virus comunicó sus primeras conclusiones de la investigación después de que China retrasó la misión.

»Nuestros hallazgos iniciales sugieren que la introducción a través de una especie huésped intermediaria es la vía más probable y que requerirá más estudios e investigaciones dirigidas más específicas», comentó el doctor Peter Ben Embarek, uno de los integrantes de la misión de la OMS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *