Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

LONDRES.

Una variante del coronavirus detectada por primera vez en el Reino Unido se propaga rápidamente en Estados Unidos, amenazando con un aumento de los contagios en momentos en que su prevalencia ya se duplica aproximadamente cada 10 días, indicó una nueva investigación.

El estudio, colgado en internet el domingo y aún sin revisión de otros científicos, ofrece no obstante una visión amplia de la variante del coronavirus denominada B.1.1.7 en el país más golpeado por la pandemia en términos absolutos.

Un grupo de científicos liderado por expertos del Instituto de Investigación Scripps analizó un millón de muestras recogidas a lo largo de todo el país desde el pasado verano boreal.

Más que secuenciar individualmente a todas las muestras, lograron identificar una anomalía particular, un «proxy confiable», para el B.1.1.7.

También analizaron la secuencia genética completa, un proceso que lleva más tiempo, en 212 muestras.

Lograron determinar que la variante fue introducida por múltiples puntos al país en noviembre de 2020, y pese a que mantiene una incidencia baja, se espera que sea la cepa dominante en el mes de marzo.

El equipo investigador indicó que la tasa de contagio es al menos 35-45% más elevada que las cepas más comunes, y su prevalencia se duplica cada semana y media.

El Reino Unido sufrió devastadoras olas de contagio luego de que el B.1.1.7 se volviera la cepa dominante. La variante también ha impactado en varios países europeos, incluyendo Irlanda y Portugal.

»La B.1.1.7 es mucho más contagiosa, por lo que puede abrumar rápidamente a un país», tuiteó Ashish Jha, decano de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Brown, tras la publicación del estudio.

Irlanda tenía la epidemia controlada a fines de 2020, pero en enero, la variante B.1.1.7 disparó una ola exponencial de contagios de la cual recién ahora se está reponiendo.

Estados Unidos es el país más afectado en términos absolutos, con más de 27 millones de casos confirmados y 460 mil muertes, aunque el último empuje tuvo su pico en torno al 8 de enero y desde entonces el ritmo de infecciones viene bajando.

Hay temores de que el B.1.1.7 dispare una nueva oleada, en tanto se propaga rápidamente en Florida, de acuerdo con la investigación, cuyos autores instan a que Estados Unidos desarrolle un sistema de vigilancia genómica del covid-19.

Las vacunas son efectivas contra la variante, mientras que el uso de barbijo reduce drásticamente el contagio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *