Publicado en Deportes destacado, Destacado, INTERNACIONAL.

Con un traje rojo y camisa negra, no necesitó de algún otro artista para poner a cantar y bailar a los asistentes de la gran final de la NFL que disputan los Tampa Bay Buccaneers y los Kansas City Chiefs

The Weeknd protagonizó este domingo el show de medio tiempo del Super Bowl LV en Tampa Bay, Florida.

Con un traje rojo y camisa negra, no necesitó de algún otro artista para poner a cantar y bailar a los asistentes de la gran final de la NFL que disputan los Tampa Bay Buccaneers y los Kansas City Chiefs.

El artista canadiense arrancó con sus éxitos ‘Starboy’ y después ‘The Hills’ acompañado de coristas situados en la escenografía que representaba un paisaje de Las Vegas.

Los fuegos artificiales no se hicieron esperar después de que el cantante se introdujera en las entrañas del estadio Raymond James en donde en un laberinto de espejos interpretó Can’t Feel My Face. 

El estadio de Tampa Bay detonó cuando cientos de bailarines saltaron a la cancha para abrirle paso a The Weeknd para entonar su más grande éxito musical: Blinding Lights.

Un Super Bowl atípico

La cita cumbre de la NFL — con los locales Buccaneers de Tampa Bay y el campeón defensor Chiefs de Kansas City disputando el campeonato — no se pareció en nada a los anteriores 54. Cerca de 25 mil aficionados tuvieron permitido asistir, siendo 7.500 de esos trabajadores sanitarios vacunados. Otros 30 mil recortes de cartón llenaron los asientos vacíos para crear espacio y cumplir con los protocolos de distanciamiento social.

“Los recortes de cartón lo hace parecer como que está lleno”, dijo Matt Geer, originario de Tampa y dueño de un abono de los Bucs. “Se siente como un juego de verdad. No se siente programado como otros juegos de temporada regular”, dijeron aficionados.

Aquellos que asistieron tuvieron que cubrirse sus rostros durante el encuentro a menos de que estuvieran comiendo o bebiendo. Acomodadores con letreros aplicaron la regla, que ya debería de ser un protocolo normal de operación. Sin embargo, se podían ver infractores en todas las direcciones.

La alcaldesa de Tampa Bay Jane Castor emitió un orden ejecutiva el mes pasado requiriendo el uso de máscarillas en el exterior para las áreas más populares de entretenimiento y recreación para las festividades por el Super Bowl y los días posteriores.

Esto no fue suficiente para disuadir a los miles de aficionados que se reunieron afuera del estadio.

Miley Cyrus encabezó el evento antes del partido. Portó un traje de porrista negro y rosa durante varias canciones. La lista incluyó “Head Like a Hole” de Nine Inch Nails, “Jolene” de Dolly Parton y “Heart of Glass” de Blondie.

Billy Idol y Joan Jett se unieron a ella en el escenario para dos canciones.

Los aficionados ingresaron al estadio lentamente, algo que precisó de varias horas, algunos más enfocados que otros en los protocolos de COVID-19.

“Es magnífico lo que ha hecho la NFL aquí”, dijo Kelvin Walls, un cirujano de emergencias sanitarias de Kansas City. “Invitar a trabajadores sanitarios para presenciar el partido es increíble. Pero la NFL debió haber hecho lo mismo para los otros que nos asisten. Sé que se sienten menospreciados y deberían estar aquí”.

Con información de Noticieros Televisa y AP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *