Publicado en Destacado, NACIONAL.

Ciudad de México. La balanza comercial en México reportó un saldo a favor por 34 mil 476.4 millones de dólares durante el año pasado. Es el mayor del que hay registro, pero se debe a que en medio de un desplome generalizado en el comercio internacional, las importaciones del país cayeron más que las exportaciones, mostró el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Las ventas del país al exterior sumaron 417 mil 670.3 millones de dólares durante el año pasado, 9.3 por ciento menos que lo reportado en 2019. La mayoría de los conceptos que reporta la balanza comercial cayó, con excepción de las mercancías agropecuarias y minería no petrolera.

Por el lado de las importaciones no hubo rubro que no se desplomara. En general ingresaron al país 383 mil 193.9 millones de dólares en mercancías durante 2020, 15.8 por ciento menos que el año previo, sobre todo en el rubro petrolero.

Los datos que Inegi se dan para un periodo en que la actividad económica a nivel mundial resintió el cierre obligado de fronteras, se redujo la movilidad y hubo una caída en los ingresos de los hogares dada la recesión. Sin embargo, en el caso de México, el Fondo Monetario Internacional expuso hace un par de días que la recuperación de la economía viene por el lado del comercio exterior.

Inegi detalló que las exportaciones petroleras fueron por 17 mil 413.4 millones de dólares, 32.6 por ciento menos que el año previo. Es el rubro que más cayó dado que al inicio de la pandemia el precio del crudo colapsó hasta llegar a valer menos de cero.

En las no petroleras, las mercancías agropecuarias vendieron 18 mil 682.5 millones de dólares, 4.7 por ciento más que el año previo y las extractivas (minería) 7 mil 407.5 millones, un repunte de 19.7 por ciento.

Las ventas de esos sectores no compensaron la caída de 8.9 por ciento en las de la manufactura; esto influido por un descenso de 4.5 por ciento en las exportaciones generales y de 16.8 por ciento en las automotrices. Para estas últimas la industria en México abogó porque se les hiciera esencial entrado junio, luego de dos meses del cierre de actividades.

En el lado de las importaciones, las petroleras registraron las mayores bajas tanto en materiales sin procesar como en productos intermedios y de consumo. Mientras los bienes de capital —que suponen la compra de maquinaria y equipo duradero para promover la actividad productiva— se redujeron 16.9 por ciento.

En detalle, las importaciones petroleras representaron 31 mil 408 millones de dólares, 33.5 por ciento menos que un año atrás; las no petroleras 351 mil 785 millones, 13.8 por ciento menos. Entre ellas, las de consumo se redujeron 26.2 por ciento, rubro que exhibe las condiciones del mercado interno y las de bienes intermedios lo hicieron 13.9 por ciento, reportó Inegi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *