Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Un estudio ha revelado que Marte alguna vez tuvo un clima similar al del suroeste de Islandia

Un estudio, que usó datos del rover Curiosity,  ha revelado que Marte alguna vez tuvo un clima muy parecido al del suroeste de Islandia.

Un antiguo cráter de Marte es el foco de un estudio que compara datos del Curiosity con lugares de la Tierra donde formaciones geológicas similares han experimentado meteorización en diferentes climas.

El terreno basáltico y el clima fresco de Islandia, con temperaturas típicamente inferiores a los 3 grados Celsius, resultaron ser el análogo más cercano al Marte antiguo. El estudio determina que la temperatura tuvo el mayor impacto en cómo las rocas formadas a partir de sedimentos depositados por antiguas corrientes marcianas fueron erosionadas por el clima.

El estudio se propuso responder preguntas sobre las fuerzas que afectaron la arena y el barro en el antiguo lecho del lago marciano.

Los datos recopilados por Curiosity durante sus viajes desde que aterrizó en Marte (en 2012) proporcionan detalles sobre los estados químicos y físicos de la lutita formada en un lago antiguo, pero la química no revela directamente las condiciones climáticas cuando el sedimento se erosionó río arriba. Para eso, los investigadores tuvieron que buscar rocas y suelos similares en la Tierra para encontrar una correlación entre los planetas.

El estudio publicado en JGR Planets toma datos de condiciones muy conocidas y variables en Islandia, y de todo el mundo, para ver cuál proporciona la mejor coincidencia con lo que ve y detecta el rover en el cráter que abarca el monte Sharp.

Los investigadores se sorprendieron de que hubiera tan poca erosión de las rocas en Marte después de más de 3 mil millones de años, de modo que las antiguas rocas de Marte eran comparables a los sedimentos islandeses de un río y un lago de la actualidad.

Los investigadores estudiaron directamente los sedimentos de Islandia, y compilaron estudios de sedimentos basálticos similares de una variedad de climas en todo el mundo, desde Australia hasta Hawái, para marcar las condiciones climáticas que pensaban que eran posibles en Marte cuando el agua fluía hacia el cráter Gale.

Los resultados también indicaron que el clima cambió con el tiempo de condiciones similares a las de la Antártida para volverse más parecidas a las de Islandia, mientras que los procesos fluviales continuaron depositando sedimentos en el cráter. Este cambio muestra que la técnica se puede utilizar para ayudar a rastrear el cambio climático en el antiguo Marte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *