Publicado en Destacado, NACIONAL.

Ciudad de México. Durante la primera quincena de enero la inflación fue de 0.51 por ciento respecto a los últimos quince días de diciembre debido al incremento en las gasolinas, por lo que el dato se colocó como el más alto en cuatro años para el mismo periodo, informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En su variación anual, el Indice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se ubicó en 3.33 por ciento, por lo que aún se encuentra dentro del margen objetivo del Banco de México (BdeM), que es 3 por ciento con un intervalo de un punto porcentual hacia arriba o hacia abajo.

Analistas de Monex destacaron que el dato publicado suma su quinta quincena consecutiva dentro del rango objetivo del banco central mexicano.

Julio Santaella, presidente del organismo, señaló en su cuenta de Twitter que la variación quincenal alcanzada en los primeros días del año fue la más alta en cuatro años para un periodo similar.

El índice de precios subyacente, el cual elimina los bienes y servicios cuyos precios son más volátiles, fue de 0.24 por ciento quincenal, mientras que en su comparación con el mismo periodo del año pasado fue de 3.83 por ciento.

Los precios de las mercancías aumentaron 0.39 por ciento y los de los servicios 0.06 por ciento quincenal.

La inflación no subyacente fue de 1.37 por ciento quincenal y 1.84 por ciento anual. A su interior, los precios de los productos agropecuarios crecieron 0.31 por ciento quincenal y los de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno 2.17 por ciento.

Los productos que presentaron mayor incremento quincenal fue la gasolina de bajo octanaje con 3.26 por ciento, mientras que el gas LP aumentó 5.33 por ciento, la papa y otros tubérculos aumentaron 9.40 por ciento.

Santaella destacó que la mayor incidencia de los precios al consumidor provino de los precios de los energéticos, que aportaron 0.283 puntos de los 0.514 que subió el INPC. “En años anteriores esta incidencia había sido negativa”, dijo.

En contraste, derivado de la pandemia del Covid-19 el coste del transporte aéreo se desplomó 20.89 por ciento en la primera quincena de enero, mientras que la cebolla disminuyó 10.39 por ciento.

Monex señaló que la dinámica de la pandemia supuso un factor importante, pues tradicionalmente las variaciones negativas las registran las mercancías, no los servicios turísticos como sucedió en esta ocasión.

Destacó que “las cifras de la primera quincena de enero constituyen una sorpresa moderada. Si bien, la dinámica del mes pudiera deberse tanto a un efecto rebote de precios que se habían mantenido deprimidos como a incrementos de una sola vez en el caso de los servicios, el índice general seguirá siendo vulnerable en tanto la inflación subyacente no muestre un descenso sostenido”.

Analistas de HR Ratings revisaron su expectativa de inflación para el cierre de 2021 a 3.93 por ciento desde 3.6.

Señalaron que el impacto en la inflación subyacente se originó por el incremento en los impuestos, particularmente las mercancías alimenticias.

El ajuste al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) influyó, a pesar de que el movimiento se hizo en línea con lo presentado en años pasados.

Acotaron que previo a 2020 se realizaban ajustes a las cuotas del IEPS de tabacos y bebidas saborizadas, pero no cada año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *