Publicado en NACIONAL.

La delegación del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores (ISSSTE), en Morelos, inició una investigación por el presunto robo de vacunas contra el COVID-19 en el hospital Doctor Carlos Calero Elorduy, que es operado por la Secretaría de la Defensa Nacional.

Al respecto, la delegada de la dependencia, Verónica Itzel Solano Flores, confirmó que fue ordenado el inicio de las acciones jurídicas correspondientes, luego de que se difundiera la versión de que cuatro biológicos, enviados a Morelos para el combate del COVID-19, habían sido extraídos de los refrigeradores sin el aval correspondiente.

“Al enterarme de los hechos ocurridos en la clínica de medicina familiar de Cuernavaca, que está junto con el hospital general Carlos Calero Elorduy, le instruí al jefe de la unidad jurídica del ISSSTE que iniciara las acciones legales correspondientes», indicó en una rueda de prensa.

Según fuentes internas, referidas por Milenio, las vacunas habrían desaparecido apenas 48 horas después de que llegaron al hospital, que se ubica en el centro de Cuernavaca, sin embargo, ninguna autoridad ha confirmado o desmentido la información.

En torno al caso, Solano Flores dijo que “se realizarán las acciones legales procedentes ante los órganos jurisdiccionales competentes, quien ya está realizando la indagatoria”.

 

Fuente:Milenio/Foto:Archivo/JAC

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *