Publicado en Destacado, NACIONAL.

Ciudad de México. La actividad económica en México registró su mayor crecimiento en tres meses, al avanzar 1.6 por ciento durante octubre, reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Aunque desde junio acumula crecimientos mensuales seguidos, tras los desplomes registrados entre abril y mayo, aún se encuentra en niveles de 2015.

Además, más allá de la crisis por la pandemia de Covid-19, el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) –que es un seguimiento mensual de la producción– acumula 16 meses de contracción anual; la caída de este octubre fue 4.9 por ciento respecto de lo reportado en el mismo mes de 2019.

De acuerdo con analistas financieros, los datos de octubre son una mejoría respecto a las lecturas previas del IGAE, pero muestran que la actividad económica inició débil el último trimestre del año. Sumado a las nuevas restricciones en la movilidad durante diciembre por el repunte de hospitalizaciones debido a contagios de Covid-19 en el centro del país, se prevé una contracción de más de 9 por ciento en el producto interno bruto (PIB) de 2020 y que este desgaste se prolongue a enero del próximo año.

Avance poco representativo

El Inegi mostró que todas los grandes grupos de actividad avanzaron respecto de septiembre, pero destacó el de las industrias, las cuales repuntaron 2 por ciento en octubre. A ellas siguió el crecimiento de 0.8 por ciento en la agricultura, pesca, ganadería y demás actividades primarias, y 0.7 por ciento de avance en los servicios.

Sin embargo, en los primeros diez meses del año, la contracción anual promedio es de 9.03 por ciento. En octubre, salvo por las actividades primarias, que avanzaron 7 por ciento, las industrias se contrajeron 3.1 por ciento y los servicios –que concentran poco más de seis de cada 10 pesos que genera la economía mexicana– cayeron 6.2 por ciento. Todo en cifras desestacionalizadas.

Marcos Arias, analista de Monex, señaló en un reporte a inversionistas que el incremento mensual de 1.6 por ciento “es poco representativo, pues sólo cinco de los 14 subsectores tuvieron un mejor desempeño”, entre ellos la construcción, que viene de una desaceleración iniciada a mediados de 2018 y en el marco de los primeros meses del confinamiento, abril y mayo, bajó al menor nivel del que hay registro.

Agregó que en los servicios la desaceleración “es preocupante”, dado que “el mal desempeño alcanzó a actividades que ya de por sí tenían un gran rezago frente al resto de la economía”, incluyendo los servicios de transporte, correo, información y almacenamiento, así como los de esparcimiento, con 14.1 y 18.2 por ciento, respectivamente, por debajo de lo registrado a inicios de 2020.

Riesgos latentes

Grupo financiero Invex, consideró que se mantiene la recuperación del país, pero advirtió que así como una mayor actividad industrial de Estados Unidos –gracias al impulsado brindado por China y el segundo paquete de ayuda fiscal– puede impulsar el alza de México; del otro lado, un efecto tardío de la vacuna, no deseado o insuficiente, así como nuevas medidas de confinamiento restarían a la actividad económica ya deprimida.

“No es improbable pensar que en el cierre de año la economía sufra de un estancamiento más palpable o incluso de variaciones negativas, por lo que conservamos nuestro estimado de una caída del PIB de 9.1 por ciento en 2020”, advirtió Arias. Invex estima un crecimiento de 3.5 por ciento en 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *