Publicado en Destacado, NACIONAL.

Viernes 18 de diciembre de 2020. El presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que es insensato y exagerado adjudicar al salario mínimo el riesgo de quiebra de empresas, como aseguraron dirigentes de organismos del sector privado luego del aumento de 15 por ciento al sueldo base.

Es vergonzoso, indicó el mandatario, que México esté en el G20, entre las naciones con más riqueza, y el poder de compra del minisalario se ubique en los últimos lugares del mundo.

Expuso que pese a los incrementos aplicados en los dos años recientes, el país se encuentra en el sitio 82 en esa medición, uno más abajo que en la década pasada, por lo que resulta urgente aumentar el salario mínimo para avanzar al menos al lugar 76.

Agregó que es insensato hablar de que esto va a afectar la economía. Entonces, ¿en la economía no cuentan los trabajadores? ¿Qué es la economía? Pues es la conjunción de las inversiones, de la actividad empresarial y del trabajo.

En conferencia de prensa matutina en Bavispe, Sonora, sostuvo que el incremento aprobado el jueves –con el voto del gobierno y del sector obrero– es justo, necesario y urgente.

Aseguró que la mayoría de los empresarios está de acuerdo con el reciente incremento, pero son los dirigentes de las organizaciones del sector privado quienes proponían sólo un incremento de 10 puntos, lo cual se consideró insuficiente en el organismo tripartita.

Al lamentar que no se haya alcanzado consenso, aseveró que son muchas las empresas que pagan por arriba de la percepción básica.

El Presidente comentó que aún espera que los neoliberales expliquen por qué mintieron y llevaron el salario de los trabajadores mexicanos a un desplome mundial, en periodos en los que el aumento, castigado, no compensó ni el avance inflacionario.

En los años 80, el sueldo mínimo de México ocupaba el lugar 12 a escala mundial, pero ahora está en los últimos, y pese a los aumentos durante la actual administración (en porcentajes de 16 y 20 cada año) no se ha resarcido la pérdida de 75 por ciento del poder de compra del periodo neoliberal, pese a lo que marca la Constitución.

Por 30 años, sostuvo, los tecnócratas engañaron; tenían como estribillo, excusa y mentira la advertencia de mayor inflación si se elevaba el salario. Nosotros llevamos dos años aumentando el salario mínimo y no ha habido inflación, sentenció.

Luego mostró una tabla de la evolución del indicador y los niveles actuales, con el incremento al doble en la frontera: “Este es 1980, era el lugar 12 de México en el mundo, en salario mínimo. Después, en 90, al 30 cayó; en 2000, al 48; en 2010 –aquí estamos en ‘los tiempos del cambio’–, 81; en 2020, a pesar de los dos aumentos de los que hice mención, lugar 82”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *