Publicado en Destacado, NACIONAL.

Viernes 11 de diciembre de 2020. El poder adquisitivo de los trabajadores mejoró en noviembre, pues el incremento promedio de los salarios contractuales se ubicó por arriba de la inflación, de acuerdo con datos oficiales.

Después de que en octubre concluyó una racha de casi dos años de observar una recuperación en los ingresos de la población, en el undécimo mes del año los salarios contractuales que fueron renegociados en la jurisdicción federal aumentaron en promedio 5.2 por ciento, cifra que al descontar el efecto de la inflación, resultó en un avance de 1.79 por ciento real, según datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

El miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó que durante noviembre la inflación fue 3.33 de por ciento a tasa anual, por lo que se colocó dentro del margen objetivo del Banco de México (BdeM), el cual es 3 por ciento con un intervalo de un punto porcentual hacia arriba o hacia abajo.

Entre noviembre de 2018 y septiembre de 2020, el poder adquisitivo de los trabajadores mejoró luego de que durante 2017 observó un deterioro provocadas por la liberalización de las gasolinas realizada durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, mientras en 2018 en tres ocasiones no hubo mejorías.

El periodo que comprende entre enero de 2015 y diciembre de 2016 ha sido el lapso más extenso en años recientes en el que se observó que las revisiones contractuales de los salarios se ubicaron por arriba de la inflación.

César Salazar, miembro del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, comentó que no es sorpresivo que “caiga en un mes y suba en otro”, pues aún hay incertidumbre por la pandemia. “Aunque se está recuperando el empleo formal, no quiere decir que se esté mejorando en conjunto el mercado laboral o se esté precarizando tanto”, apuntó.

“El principal factor que explica el incremento real en los salarios es que la inflación se acerca más al 3 por ciento, después de que en el último mes se colocó por encima del objetivo (del BdeM)”, apuntó.

“La renegociación que se está dando es después de un contexto en el que seguramente hubo pérdida de empleo, entonces hay empleados que se quedan y para que permanezcan les ofrecen un poco más de lo que estaría determinando la inflación”, agregó.

En noviembre se realizaron 493 revisiones, un número menor que el mes anterior, aunque mayor a la cantidad reportada entre abril y junio cuando se realizaron pocos debido al confinamiento. En total 70 mil 851 trabajadores resultaron beneficiados.

En el sector privado, 486 procesos beneficiaron a 67 mil 847 trabajadores, pues obtuvieron un aumento promedio de 1.86 por ciento en términos reales. Dicha cifra fue la más alta después de tres meses.

En sector público se hicieron siete renegociaciones y 3 mil trabajadores del sector público tuvieron un aumento promedio de 0.28 por ciento por ciento, dato que muestra una mejoría después de cuatro meses de registrar número negativos.

Por actividad, trabajadores del transporte marítimo se vieron beneficiados con un aumento de 22.86 por ciento, seguido de los del sector de distribución de gas, con 6.13 por ciento real y los empleados de la industria del hule vieron una mejoría de 15.46 por ciento. En contraste, los salarios de los trabajadores de servicios telefónicos cayeron 0.67 por ciento en términos reales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *