Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Con cuatro estados por definirse, Joe Biden avanzó en su camino a la Casa Blanca, pero Donald Trump inició la batalla legal por la presidencia de EU.

El demócrata ganó Wisconsin, Michigan y Arizona para sumar 264 de los 270 votos que debe obtener en el Colegio Electoral para ocupar el mayor cargo de su país. Su rival republicano tenía 214 al cierre esta edición.

La contienda se acota a Nevada, donde hay seis votos en juego, además de Pensilvania, Carolina del Norte y Georgia, que acumulan 51.

Si Trump gana estos tres últimos, sumaría 265, lo que sería insuficiente para llegar a la cifra meta. No obstante, está pendiente el conteo de los sufragios por correo.

Por ejemplo, Pensilvania, donde hay 20 votos en juego, recibe papeletas hasta tres días después de la elección y pueden ser contadas si tienen el sello postal con fecha del 3 de noviembre.

En un mensaje desde Delaware, Biden dijo que nadie les robará la democracia y lanzó un llamado a la unidad.

No somos enemigos. Lo que nos hace estadunidenses es mucho más fuerte que cualquier cosa que nos pueda separar”, aseguró.

Trump impugnó Wisconsin, Michigan y quiere suspender el conteo en Pensilvania, donde perdía.

Vamos a demandar para detener temporalmente el conteo hasta que haya una transparencia significativa y los republicanos puedan asegurarse de que todo el conteo se haga según la ley”, anunció ayer su equipo de campaña.

SE ACOTA DISPUTA; PIDEN PACIENCIA; SIN DEFINIR PRESIDENCIA DE EU

El candidato demócrata por la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden, avanzó en la carrera por la Casa Blanca al ganar en estados clave.

Biden se llevó ayer Wisconsin y Michigan, con lo que suma 264 votos de los 270 que debe obtener en el Colegio Electoral para ocupar el mayor cargo de su país.

Además, afianzó la victoria en Arizona, que le dio 11 votos, un estado en el que Donald Trump ganó en 2016.

Con los conteos de ayer, la contienda se acota al estado de Nevada, donde hay seis votos en juego.

Al cierre de esta edición, la entidad lleva un conteo cerrado, con 49.3 por ciento de preferencias para Biden y 48.7 por ciento para Trump.

La oficina del secretario de Estado de esa entidad señaló inicialmente que se darían a conocer una nueva ronda de resultados la mañana del jueves.

De ganar en ese estado, el demócrata llegaría a los 270 y se llevaría la presidencia.

Aún están en juego otras tres entidades del este del país.

Se trata de Pensilvania, Carolina del Norte y Georgia.

En total, esos estados acumulan 51 votos electorales.

Si Donald Trump los ganara sumaría 265, lo que no sería suficiente para llegar a la cifra meta.

No obstante, aún está pendiente el conteo de los sufragios adelantados por correo.

Cada entidad determina el tiempo en el que registra sus votos anticipados.

En Michigan y Wisconsin, existen leyes locales que impiden contar las boletas de los electores que se pronunciaron antes de tiempo.

En cuanto a la jornada del martes pasado, hay estados en los que faltaron escáneres e incluso espacio en las bodegas para almacenar las papeletas.

En Pensilvania, donde hay 20 votos electorales en juego, aquí, la ley local permite recibir papeletas hasta tres días después de la elección y pueden ser tomadas en cuenta hasta mañana si tienen el sello postal con fecha de 3 de noviembre.

En el estado, se registró el envío de 3.1 millones de boletas por correo, las cuales toman tiempo en ser procesadas.

Esto contrasta con el estado de Florida, donde no hubo problema con el procesamiento de nueve millones de votos anticipados.

La entidad del sureste se preparó para un escenario complicado. Luego de la experiencia de los comicios del año 2000, hubo lecciones que fueron aprendidas.

Nadie nos va a robar nuestra democracia, ni ahora ni nunca. Estados Unidos ha llegado demasiado lejos. Estados Unidos peleó demasiadas batallas, Estados Unidos soportó demasiado para permitir que eso suceda”, señaló el candidato demócrata durante un discurso en el estado de Delaware.

Ante los reclamos de impugnaciones del presidente Trump, el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell admitió que les tomará tiempo a los estados realizar sus recuentos.

Declarar que uno ganó la elección es diferente a terminar el recuento’’, aseguró el legislador cercano al mandatario en una conferencia de prensa en Louisville, Kentucky.

McConnell aseguró que no le perturban las afirmaciones de Trump de que cuestionará el recuento en los estados clave.

No debe sorprenderles que ambos bandos van a tener abogados allí. Las cortes decidirán las disputas, así se hace en este país”, añadió el senador.

Fuente: Excelsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *