Publicado en Destacado, NACIONAL.

CIUDAD DE MÉXICO.

Los muertos por covid-19 no han desplazado a las víctimas de feminicidio que en 2019 avanzaban a un promedio de 11 por día, aseguró Ana Yeli Pérez Garrido, asesora jurídica del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF).

“Las deficiencias ya existían, la falta de atención y de investigaciones adecuadas con debida diligencia, con perspectiva de género, ya eran una necesidad, y pues ahora, en realidad, no veo que en eso haya una diferencia.

Hay menos personal para indagar

“Lo que sí he observado es que se agudizan porque hay menos personal, debido a que como hay servidores públicos que están en riesgo por el tema de la pandemia de covid no pueden asistir a sus centros de trabajo porque son población de riesgo y eso impacta en los resultados, en los avances en materia de procuración de justicia”.

Por eso, la abogada consideró que el retraso en la justicia es el primer efecto directo de la pandemia del coronavirus en el seguimiento de los casos de feminicidio.

Otras de las afectaciones  tiene que ver con el tema de los recursos que se están recortando y que esto se verá reflejado en los presupuestos del próximo año, incluyendo en el rubro de atención a la justicia.

“Seguramente el siguiente año vamos a ver efectos importantes en el día a día de lo que implica el servicio público, desde, digamos, el tema de viáticos para hacer las investigaciones o del papel para imprimir… de por sí en la procuración de justicia no se ha invertido o muchas veces se destinan pocos recursos…. podemos ver de manera general que los recursos que se inviten en estas áreas no son suficientes, no pueden atender o responder a la gravedad de las problemáticas y estoy hablando de los delitos más complejos y los ilícitos que mayor efecto tienen no sólo en las personas, sino  también en la comunidad”.

Afectaciones sicosociales

En cuanto a las afectaciones sicosociales de las víctimas colaterales del feminicidio también advirtió que se están agudizando.

“En esta época, las mamás de las víctimas, las familias, han estado más aisladas, más ensimismadas en su dolor y me parece que eso también es un efecto de la violencia feminicida que se ve agudizado en este contexto de pandemia.

“Las redes de apoyo que se construyen entre ellas son sanadoras y les hace más ligero el caminar; ahora, enfrentarse a sus procesos de duelo o tener que enfrentar a los procesos que habían suspendido porque estaban en búsqueda de justicia también genera estos impactos sicoemocionales, que no son atendidos, porque tampoco es que haya servicios especializados o suficientes para atender a todas las víctimas del país”, consideró.

Duelos inacabados

En donde sí ve una coincidencia entre feminicidios y covid-19 es en los duelos inacabados. “Las personas que han muerto por covid, sus familias han tenido un duelo también frustrado y más en este país que tenemos para hacer una festividad de la muerte y la memoria”.

Y justo este ejercicio de memoria es algo que considera que las madres y familiares de víctimas del feminicidio no dejarán pasar, aun con las restricciones sanitarias.

“En el tema de procesos organizativos de mujeres y para recordar y dar memoria a sus hijas, creo que también van a tener que responder a esta realidad, a organizarse, a tomar las medidas necesarias, pero pues no creo que sea un impedimento para la creatividad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *