Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Las autoridades trataban de hacer cumplir las restricciones incluidas en la segunda cuarentena que vive el país por el repunte de casos de COVID-19.

La policía de Israel se enfrentó a docenas de judíos ultraortodoxos durante la noche cuando trataba de hacer cumplir las restricciones a las reuniones públicas durante una cuarentena decretada en todo el país por el COVID-19, informó la policía este miércoles.

Las imágenes distribuidas por las autoridades mostraron a grandes multitudes de ultraortodoxos en Jerusalén, cantando y arrojando piedras y barras de metal a los agentes. Según la policía, 17 personas fueron detenidas.

Los disturbios se repitieron en Modiin Ilit, un asentamiento ultraortodoxo en Cisjordania. La policía señaló que ordenó el desalojo de una sinagoga antes de ser atacada con piedras y fuegos artificiales. Cuatro agentes resultaron heridos y siete personas fueron arrestadas, agregó.

Partes de la comunidad ultraortodoxa de Israel ha desafiado las restricciones a las reuniones que buscan contener la propagación del virus, a pesar del aumento de casos dentro de la aislada comunidad.

Israel decretó su segunda cuarentena en septiembre luego de registrar uno de los peores brotes del mundo per cápita. El país tiene actualmente unos 60 mil casos activos (personas que han mostrado síntomas de COVID-19 en los últimos 14 días) con 855 hospitalizados en estado grave.

Israel, con una población de poco más de 9 millones de habitantes, ha reportado más de 270 mil casos y más de mil 800 muertos desde el inicio de la pandemia.

El martes en la noche, el gobierno decidió ampliar el estado de emergencia por otra semana hasta el próximo 13 de octubre. La medida pide a la gente que no se aleje más de un kilómetro de su vivienda salvo para realizar servicios esenciales, y restringe las manifestaciones y los actos religiosos

Desde hace meses, los manifestantes protestan de forma regular contra el primer ministro, Benjamin Netanyahu, pidiendo que renuncie durante por su juicio por presunta corrupción y criticando a su Gobierno por la gestión de la pandemia.

Los inconformes celebraron docenas de pequeñas movilizaciones en todo el país el martes en la noche, aparentemente cumpliendo el requisito de estar cerca de sus casas. Durante una más concurrida en Tel Aviv, manifestantes y policía se enfrentaron cuando trataron de marchar por la ciudad.

FUENTE: EL FINANCIERO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *