Publicado en Destacado, ESTATAL.

Así lo consideran profesores veracruzanos que dan su opinión sobre este tema que tiene que ver con el presupuesto federal

La desaparición de las Escuelas de Tiempo Completo en Veracruz significaría un retroceso no solo en materia educativa sino también social, ya que este esquema les ha permitido a miles de alumnos contar con educación de calidad, alimentación y cuidados dentro de su misma escuela.

Roque Higinio Espinoza Pérez, director de la escuela primaria rural de tiempo completo “Valentín Gómez Farías”, ubicada en la comunidad La Laja, municipio de Coatzintla, dio a conocer que aunque en un principio todos los estudiantes eran de La laja, con el paso del tiempo comenzaron a llegar menores de toda la periferia del municipio a buscar el ingreso, sin importantes que la escuela les quede a más de 40 minutos de sus comunidades.

“Este esquema ha sido muy valioso porque ha ayudado a las madres trabajadoras y padres de familia a dejar a sus hijos con la confianza de que además de enseñarles las materias básicas de acuerdo a su grado escolar también se trabaja en hábitos, valores e independencia”, señala el profesor.

Ante la posibilidad de que la escuela deje de operar de tiempo completo y se regrese al esquema con el que trabajaban hace 10 años, el director hace hincapié en que esto significaría un retroceso muy importante, ya que de ser una “escuelita” pasó a ser un plantel sólido que forma en los menores en muchos más aspectos que el académico.

Aunque tiene su parte “fea”, como la de docentes que cobran extra sin prestar el servicio de horas necesarias, las escuelas de Tiempo Completo tienen beneficios importantes como el horario extendido y la correcta alimentación de los menores, asegura José Antonio Hernández, supervisor escolar primaria de Totutla. Por ello, explica, su desaparición sí tendría impactos importantes a nivel educativo y social, sobre todo en las zonas más marginadas del estado.

Para Alejandro Cucurachi Durán, secretario general del Sindicato Integrador Alternativo de los Trabajadores de la Educación en México (SIATEM) los recortes en la educación son los que más impacto tienen en la sociedad. Por ello se pronuncia a favor de que el gobierno federal aplique criterios de austeridad en programas sociales y mantenga el funcionamiento y operación de las Escuelas de Tiempo Completo.

Expone que, en Veracruz, este esquema ha permitido a miles de niñas y niños contar con una educación más integral, pero también los mantenía en un espacio seguro en tanto madres y padres de familia salían a trabajar. Por ello, su desaparición tendría no solo un costo educativo sino social.

Además en el caso de las escuelas que se ubicaban en zonas rurales o de marginación, el programa incluye los alimentos y muchas veces esas comidas eran lo más nutritivo que recibían en el día porque en sus casas desafortunadamente es precaria.

«Pasamos de ser el patito feo a ser la mejor escuela de la zona»

“De ser el patito feo, nuestra escuela pasó a ser la mejor de la zona; se acabó con el rezago educativo, los niños dejaron de reprobar y comenzaron a avanzar; y esto fue por el Programa de Escuela de Tiempo Completo”, indicó Jorge Bastian Tinoco, docente de la Escuela Primaria Cristóbal Colón, ubicada en la comunidad San José, en Tlacolulan.

La escuela rural es de organización multigrado, es decir, dos docentes manejan los seis grupos, y lleva ya ocho años dentro del Programa de Escuelas de Tiempo Completo (PETC), fue una de las primeras en incorporarse en el estado; para Bastian Tinoco, quien da clases a los grados de 4to. a 6to., el avance de la primaria es significativo.

Antes del programa, los menores mostraban poco avance en los contenidos educativos, era difícil organizar el tiempo para atender los tres grupos por maestro; sin embargo, con el PETC se amplía el horario de 8 de la mañana a las 2:30 de la tarde, y con ello los dos maestros comenzaron a abarcar las líneas de trabajo que maneja el programa, viendo en cada ciclo escolar que los menores aprendían más y mejor.

“Con estas dos horas se abarcan las líneas de trabajo y los beneficios fueron muchos: se acabó con el rezago educativo, ya no hay niños reprobados, comenzaron a avanzar y dejaron de haber reprobados; en mi caso que doy sexto, ese grado cada año se les aplica un examen de la Olimpiada del Conocimiento, que es a nivel federal; y mis grupos de sexto grado comenzaron a salir en los primeros lugares de la zona escolar, compitiendo con grupos de escuelas completas, de la ciudad de Xalapa; pasamos a ser del patito feo a la mejor de la zona; somos una prueba viviente de que el recursos sí sirve”, señaló Bastian Tinoco.

Agregó que ante la perspectiva de suspender el PETC hay zozobra entre los maestros que llevan este programa: “no entendemos por qué; quitarlo significaría dar pasos hacia atrás; año con año escuelas se incorporaban, pero desaparecerlo es mutilar el avance que se ha tenido con los alumnos; estamos preocupados de cómo organizar el tiempo de nuevo a favor de la educación de los niños…”

Indicó que como maestros se encuentran decepcionados, tristes e incluso molestos: “no acabamos de entender el porqué de la medida, queremos pensar que tal vez es una estrategia de pandemia, pero que cuando se regrese a la normalidad se vuelva al programa; se necesita ampliar el programa a más escuelas, no quitarlo; el recurso, pese a ser poquito, era bien utilizado, sí da resultados, sobre todo en escuelas rurales y de marginación”. Señala que los más afectados serán los niños, pues el programa en escuelas rurales era usado para dignificar las áreas, logrando tener baños, mejores salones, etcétera.

No obstante de cuatro años a la fecha el apoyo fue bajando significativamente, hasta finalmente, tal como parece, desaparecerá. “De cuatro años a la fecha cada vez nos mandaban más trabajo y fueron quitando el recurso para operarlo, bajó cerca de un 30%, tanto el apoyo a las escuelas como el apoyo al maestro. De $90 mil que recibimos el primer año, para 2019 sólo recibimos $30 mil pesos”, indicó.

FUENTE: DIARIO DE XALAPA / Karla Cancino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *