Publicado en Destacado, NACIONAL.

MICHOACÁN

De acuerdo a las declaraciones de familiares, Jessica salió de sus casa, ubicada en una colonia popular al poniente de Morelia, el 21 de septiembre a las 17:00 horas.

Ella de 21 años, dijo a sus padres que iría a tomar un café con una amiga, pero, en realidad se reunió con Diego Urik.

Entre las 20:00 y las 22:00 horas del mismo 21 de septiembre Jessica fue buscada por su familia vía teléfono celular, pero no respondió al llamado de sus hermanos. La amiga con quien supuestamente se reuniría, respondió una llamada y negó haber visto a la joven profesora.

La mañana del 22 de septiembre, una prima de los González, quien desde el inicio conocían la cita con Diego Urik, primero dijo que Jessica había salido con un chofer de Uber; pero esa versión se desvaneció cuando el trabajador del volante se presentó a las autoridades y comprobó no haber estado con la  joven reportada como desaparecida.

A la prima de Jessica ya no le quedó otro argumento y reveló la cita con Diego, a quien llamaron por teléfono y éste respondió que efectivamente estuvo con la jovencita, pero que la había dejado la noche del 21 de septiembre “cerca de su casa”.

Los hermanos de Jessica rastrearon su teléfono celular y llegaron hasta Atécuaro, comunidad sitiada al sur de Morelia, donde justamente la familia de Diego Urik tiene una propiedad.

Durante tres días hubo manifestaciones para exigir la búsqueda de Jessica. Las marchas de feministas, grupo a los cuales la joven desaparecida respaldaba, fueron muy concurridas.

Después de operativos policiales en prácticamente todo el sur de Morelia, la tarde del 25 de septiembre Jessica fue localizada sin vida en una barranca, atrás del Club de Golf Altozano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *