Publicado en Destacado, NACIONAL.

CIUDAD DE MÉXICO

El delegado de Programas de Desarrollo en Chihuahua, Juan Carlos Loera De la Rosa, desmintió al gobernador de la entidad Javier Corral, quien ha acusado al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, de abandonar la coordinación y labores en materia de seguridad pública en el estado.

A través de un comunicado, Loera De la Rosa lamentó que Corral recurra a argumentos falsos para politizar el tema de la seguridad, y aseguró que las tareas en materia de seguridad por parte de las autoridades federales continúan en Chihuahua y no se detendrán por situaciones como las que ha generado el Gobierno del Estado.

“El compromiso del Gobierno Federal es con los ciudadanos y ninguna acción o estrategia que ese en nuestras manos se va a detener”, enfatizó el delegado.

Asimismo, aseguró que tanto la Guardia Nacional como el Ejército permanecerán en Chihuahua y no suspenderán actividades en ese territorio.

“El gobernador Javier Corral Jurado tomó la decisión de excluirme de la Mesa Estatal para la Construcción de la Paz hace unos días y, por tal motivo, el Gobierno Federal decidió hacer la mesa solo con las autoridades federales representadas en el estado de Chihuahua a partir de este miércoles”, precisó Juan Carlos Loera De la Rosa.

En ese sentido, expuso que ante las agresiones y la campaña de rechazo a la Guardia Nacional en la región centro-sur del estado, alimentada por intereses políticos y por actitudes violentas de parte de presidentes municipales, diputados locales y federales del PAN, además de la exclusión del representante del presidente de la República de la Mesa, fue que se tomó la decisión de sesionar solo con representantes del Gobierno Federal.

Asimismo, expuso que es una incongruencia que el Estado diga que se retiró de la mesa al representante del presidente de la República porque se le perdió la confianza, cuando en esos espacios se trabaja precisamente en un ambiente de confianza y confidencialidad.

“Fue el gobernador quien, hace un par de semanas, violentó esa confidencialidad solicitando de manera pública que la Guardia Nacional moviera a sus elementos de una ciudad a otra, cuando para eso es la mesa, para tratar asuntos de extrema confidencialidad, estrategias que no deben ser públicas y así habíamos venido trabajando durante los últimos 21 meses. Pero el gobernador decidió exhibir una actitud separatista”, señaló Loera de la Rosa.

Finalmente, expresó a través de un comunicado que es un error mezclar un asunto político que nada tiene qué ver con el tema de la seguridad en la estrategia de las mesas para la Construcción de la Paz, porque sería en perjuicio de los ciudadanos de nuestro estado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *