Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Aunque se trata de un caso en un jabalí, afectará al comercio de Alemania que ya se había visto golpeado por el cierre de granjas por el COVID-19.

Una enfermedad mortal porcina llegó a Alemania por primera vez, amenazando con golpear las exportaciones de la mayor nación productora de cerdos de Europa.

Se confirmó un caso de peste porcina africana en el estado oriental de Brandeburgo, dijo este jueves la ministra de Agricultura, Julia Kloeckner, en una reunión informativa en Berlín. El virus, que mata a la mayoría de los cerdos infectados en 10 días pero no es dañino para los humanos, fue detectado en el cadáver de un jabalí que se encuentra cerca de la frontera con Polonia.

Las pruebas se realizaron en el instituto de salud animal de Alemania y las áreas sensibles ahora estarán acordonadas para tratar de prevenir la propagación de la enfermedad, dijo Kloeckner.

Un proveedor clave de China, el mayor consumidor, Alemania ha intensificado sus esfuerzos para evitar que la enfermedad ingrese al país desde que apareció en el oeste de Polonia a fines del año pasado. Eso incluyó entrenar perros para olfatear jabalíes muertos, poner cercas eléctricas a lo largo de la frontera este e instar a los conductores a no tirar sobras de sándwich de jamón por la ventana. Europa del Este ha lidiado con brotes de peste porcina africana durante varios años, y la vecina Bélgica también ha visto casos en animales salvajes desde 2018.

El caso de PPA en Brandeburgo asesta un nuevo golpe a Alemania en su lucha contra la pandemia de coronavirus. Un cierre nacional sumió a la economía en su peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial y no se espera que la actividad regrese a los niveles anteriores a la crisis hasta fines del próximo año.

La planta de carne de cerdo más grande de Alemania se cerró durante un mes este verano después de que más de mil trabajadores dieron positivo por COVID-19, y otros mataderos también enfrentaron cierres temporales por brotes. Eso mantuvo la producción por debajo de los niveles normales y los productores de carne en Europa y América vieron problemas similares a medida que los mataderos se convirtieron en puntos fuertes del virus.

Incluso aunque se trata de un cerdo salvaje, las exportaciones de carne de cerdo alemana a países fuera de la UE se verán interrumpidas, ya que ya no cumple con los requisitos de la mayoría de los certificados veterinarios, según la asociación DBV. Las ventas dentro del bloque aún son posibles bajo ciertas condiciones.

El caso podría hacer que las exportaciones alemanas fuera de la UE se detuvieran «bastante rápido», dijo Justin Sherrard, de Rabobank, antes del anuncio de Kloeckner. Eso puede beneficiar las ventas de otros transportistas europeos, incluidos España o Dinamarca, así como de Estados Unidos, Canadá o Brasil.

Esto llega en un momento en que las compras chinas han aumentado a medida que la nación intenta reconstruir sus propios rebaños después de que los brotes diezmaron la producción. El Departamento de Agricultura de EU espera que los envíos mundiales de carne de cerdo aumenten en casi una quinta parte en comparación con 2019.

Corea del Sur, el cuarto mayor comprador de carne de cerdo de la UE, anunció la prohibición de las importaciones de carne de cerdo de Alemania.

«Esto es muy amigable, optimista, para los precios de la carne de cerdo en Estados Unidos, si se cierran las exportaciones de carne de cerdo alemana», dijo Dennis Smith, ejecutivo de cuentas sénior de Archer Financial Services. Estados Unidos ha estado exportando cantidades récord de carne de cerdo a China recientemente.

Kloecker dijo que Alemania informó a China la noche del brote, pero se negó a comentar más. China representó más de la mitad de las exportaciones de carne de cerdo de la UE en los primeros seis meses del año, según muestran los datos del Gobierno.

Las ventas alemanas en la UE estarían protegidas mediante el uso de reglas de «regionalización» para contener el brote y mantener el comercio dentro del bloque, dijo Kloeckner. Alemania cercará el estado de Brandeburgo donde ocurrió el caso, prohibiendo los envíos de productos porcinos y ganado, dijo.

Es probable que haya más casos en cerdos salvajes, ya que la enfermedad es altamente infecciosa y no hay vacuna. Puede transmitirse por contacto directo entre animales enfermos y sanos, así como al alimentarse de basura que contenga carne infectada y por garrapatas blandas.

La vecina Polonia ha experimentado recientemente un aumento en los casos, incluidos más de 80 este año en granjas de cerdos domésticos. Las estimaciones de la Comisión Europea muestran que la nación tiene más de 3 mil infecciones confirmadas, la mayoría en jabalíes.

FUENTE: EL FINANCIERO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *