Publicado en Destacado, NACIONAL.

Ciudad de México. El cierre económico que buscó reducir la velocidad a la que se contagia el Covid-19 perjudicó en mayor medida la productividad de los servicios y elevó más el costo de la mano de obra por encima de cualquier otra actividad económica, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Entre abril y junio de 2020, respecto al trimestre de enero a marzo del mismo año, la productividad laboral –que toma como base las horas trabajadas– se redujo 19.8 por ciento en los servicios, que fueron el sector donde más se restringió la actividad económica. En la misma medida el costo de la mano de obra aumentó 20.6 por ciento.

En todo sector la reducción de movilidad contrajo las horas trabajadas, lo que –al caer la productividad– incrementó el costo de mano de obra. Cabe recordar que la crisis incluyó diversos panoramas para el empleo: trabajadores que fueron “descansados” sin pago; a quienes se redujo horas de trabajo y salario; a quienes se redujeron remuneraciones, pero no carga de trabajo; a quienes se despidió llanamente y a quienes se dio licencia con pago por ser población de riesgo frente al Covid-19.

A los servicios siguió la baja en la productividad del comercio al por mayor con una merma de 15.7 por ciento en el segundo trimestre del año, respecto al primero también de 2020, según el Índice de Productividad Laboral (IPL) para este sector; también al comparar ambos periodos aumentó 18.4 por ciento el pago a los trabajadores como proporción de lo que al final se produce, según el Índice del Costo Unitario de la Mano de Obra (ICUMO).

La misma tendencia, una baja en la productividad medida por las horas trabajadas frente al incremento del costo de la mano de obra se dio en todos los otros sectores. En el comercio al por menor la productividad cayó 12.8 por ciento y el costo de la mano de obra aumentó 14 por ciento; en la manufactura se dio una reducción de 9 por ciento y un crecimiento 31.6 por ciento, respectivamente. Y en las empresas constructoras hubo a su vez un caída de 7.5 por ciento y un avance de 10.7 por ciento.

La baja en la productividad de todos los sectores centrales de la economía mexicana se dio de la mano de la mayor caída en el producto interno bruto (PIB) desde que hay registro, de 18.3 por ciento entre un trimestre y otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *