Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Su desaparición sigue a una manifestación masiva el domingo en Minsk que atrajo a unas 100 mil personas que exigían la renuncia de del presidente Alexander Lukashenko

Una destacada activista de la oposición en Bielorrusia desapareció este lunes, lo que generó temores de que fue detenida mientras las autoridades buscan sofocar casi un mes de protestas contra el presidente Alexander Lukashenko, quien lleva 26 años gobernando.

Según los informes, Maria Kolesnikova —integrante del Consejo de Coordinación, un organismo creado por la oposición para facilitar las conversaciones con Lukashenko sobre una transición de poder— fue puesta en un minibús en la capital, Minsk. La semana pasada, Kolesnikova anunció la creación de un nuevo partido de oposición. Tampoco aparecían otros dos integrantes del consejo.

PUBLICIDAD

Su desaparición sigue a una manifestación masiva el domingo en Minsk que atrajo a unas 100 mil personas que exigían la renuncia de Lukashenko. Las marchas comenzaron tras las elecciones del 9 de agosto que, según la oposición, fueron manipuladas.

Las manifestaciones en Minsk y otras ciudades continúan a pesar de que las autoridades advirtieron que los participantes podrían enfrentar represalias. El Ministerio del Interior dijo que 633 personas fueron detenidas el domingo por participar en protestas no autorizadas.

El Ministerio del Interior dio a conocer que no detuvo a Kolesnikova, pero el Comité de Seguridad del Estado, que todavía se conoce con el nombre de KGB de la era soviética, se ha mantenido en silencio.

El Consejo de Coordinación denunció los “métodos de terror utilizados por el Gobierno en lugar de dialogar con la sociedad”.

“Tales métodos son ilegales y solo exacerbarán la situación en el país, agravarán la crisis y alimentarán más protestas”, aseguró el organismo en un comunicado.

La ministra de Exteriores de Lituania, Linas Linkevicius, tuiteó que la desaparición de Kolesnikova es parte del esfuerzo del gobierno bielorruso para “eliminar cínicamente uno por uno” a los líderes de las protestas y pidió su liberación inmediata.

Después de una brutal represión contra los manifestantes en los primeros días después de la votación que avivó la indignación internacional y aumentó las filas de manifestantes, las autoridades de Bielorrusia han pasado a amenazas y detenciones selectivas de activistas de oposición y manifestantes.

El portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, condenó enérgicamente todos los arrestos en Bielorrusia.

Sviatlana Tsikhanouskaya, la principal rival de Lukashenko en las elecciones, se mudó a Lituania un día después de la votación debido a la presión de las autoridades. Este lunes declaró que la desaparición de Kolesnikova es otro intento del Gobierno de intimidar a la oposición.

FUENTE: EL FINANCIERO

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *