Publicado en Destacado, NACIONAL.

CIUDAD DE MÉXICO.- Nuestra economía ha enfrentado drásticas medidas, una de las más significativas ha sido la nacionalización de la banca.

En el último año del gobierno del presidente José López Portillo, el crítico escenario económico busca nacionalizar la banca para lograr impulsar su desarrollo.

El objetivo de esta medida pretendía controlar el movimiento de los capitales, a través de la libre flotación los mercados determinan el valor de la moneda nacional frente al dólar.

En ese momento el escenario para el favorable escenario para el dólar detrozaba a nuestra moneda, la devaluación del peso orientaba a una caída en la demanda de divisas, esto tras aplicar una devaluación por más del 70 por ciento.

A partir de esto se originó la iniciativa para nacionalizar la banca.

1 de septiembre la nacionalización de la banca

Fue el 31 de agosto de 1982 cuando el gobierno de López Portillo sostuvo una reunión con distintos funcionarios, el objetivo fue promover la entrada en vigor de la nacionalización de la banca.

A partir de esta decisión, el 1 de septiembre el gobierno adquirió el control de 37 instituciones de crédito privadas. Al representar a un accionista mayoritario de hasta 100 empresas, tales como Grupo Bimbo, el Palacio de Hierro, entre otras.

La estrategia de la banca pretendía formular un impulso para salir de la crítica situación económica.

La nacionalización se realizó a través de una transformación de sociedad anónima a organismo público descentralizado.

Esto generaba pánico en los hogares del país, debido a que sería muy difícil que los usuarios decidieran guardar su dinero en los servicios bancarios a partir de la nacionalización. Esto promovía que los mexicanos guardaran su dinero en una alcancía, debajo del colchón o prefirieran gastarlo sin ninguna necesidad.

Ante el fracaso económico, la nacionalización de la banca consiguió su objetivo. Sin embrago, el resultado no fue inmediato.

Entre los aspectos más destacados de esta medidas, destacó el establecimiento de un control en materia de cambios, con base en las prioridades en materia económica.

Fue en diciembre del mismo año, cuando el Gobierno de Miguel De la Madrid anunció dicha transformación. Esto decepcionó a muchos al asegurar que esta sería una decisión “irreversible”.

Fue hasta agosto del siguiente año, cuando el gobierno anunció la medida para que los antiguos propietarios de la banca recibirían una suma de dinero por concepto de indemnización por hasta 144 mil 440 millones de pesos.

Sin embargo, casi ninguna de las millonarias acciones bursátiles reflejó un cambio real en la vida de los mexicanos.

Es muy importante destacar esta fecha, algo crucial para el desarrollo del actual sistema económico, una drásticas medida para el bolsillo de los mexicanos.

Con información de la UNAM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *