Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El condenado golpeó el cuadro varias veces con un candado antes de arrancarlo de la pared y arrojarlo al suelo.

 

El condenado golpeó el cuadro varias veces con un candado antes de arrancarlo de la pared y arrojarlo al suelo, según recoge Europa Press de la ‘BBC’.

El juez ha reprendido al joven por un acto que entiende se hizo para «buscar notoriedad y cinco minutos de fama». Los expertos ya explicaron al tribunal que la reparación de la pintura llevaría al menos año y medio y costaría 350.000 libras.

Esta obra de Picasso retrata a su amante Dora Maar y fue pintada en París en mayo de 1944, durante los últimos meses de la ocupación nazi.

Es propiedad de un coleccionista privado, pero ha estado cedida a la Tate Modern desde 2011.

 

FUENTE: Excélsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *