Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

En la excavación, que comenzó en septiembre de 2019, se encontraron varios ataúdes que contenían varios cuerpos, señal de que se enterraba juntas a muchas víctimas de una epidemia.

TOKIO.- Los arqueólogos han desenterrado los restos de más de mil 500 personas, muchas de ellas con señales de haber muerto durante una epidemia, de una fosa común del siglo XIX en Osaka, Japón. El hallazgo fue resultado de excavaciones previas a un proyecto de construcción municipal.

Funcionarios de la Asociación de Propiedades Culturales de la Ciudad de Osaka dijeron tras examinar los restos que aparentemente son de jóvenes que murieron a fines del siglo XIX.

La Tumba Umeda, uno de siete cementerios históricos en esta ajetreada ciudad mercantil, fue reabierta como parte de un proyecto de construcción cerca de una estación ferroviaria central. La excavación comenzó en septiembre de 2019 después de un estudio en 2016-2017 que halló cientos de restos similares en sitios adyacentes, dijo Yoji Hirata, un funcionario de la asociación.

“Fue nuestro primer descubrimiento histórico de un cementerio en Osaka”, dijo Hirata. “Los hallazgos brindarán detalles de la tradición funeraria de la gente común en esa época”.

En la excavación anterior, muchos de los restos mostraban señales de lesiones en sus miembros. El descubrimiento de restos similares es un indicio de que allí se enterró a personas que murieron en una epidemia, dijo Hirata.

Los expertos examinarán los restos y artefactos hallados con la esperanza de descubrir mayores detalles sobre sus muertes. Algunos expertos han mencionado la posibilidad de una epidemia de sífilis, que en ese entonces era rampante en zonas pobladas como Osaka.

Muchos de los restos se encontraban apilados en pequeños hoyos redondos. Los arqueólogos hallaron ataúdes que contenían varios restos, señal de que se enterraba juntas a muchas víctimas de una epidemia.

También se hallaron unas 350 urnas y un posible osario, señal de cremación de algunos cuerpos. Los objetos hallados incluyen monedas, rosarios budistas, tocados, peines, copas para sake y muñecas de arcilla que se cree se enterraban con los muertos.

FUENTE: El Financiero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *