Publicado en Destacado, NACIONAL.

Se han vivido experiencias como una primera comunión de una mujer de 69 años y una enfermera que se convirtió en madrina de una pequeña de 6 meses bautizada en el área covid

JALISCO.

«Te portas bien he, pórtate bien»

Él es el padre José Luis González, uno de los sacerdotes de la Arquidiócesis de Guadalajara que fue capacitado para entrar al área covid-19 en el hospital General de Occidente en Zapopan, Jalisco, para  dar acompañamiento, atención espiritual y humana a los pacientes, familiares, incluso al personal médico quienes también lo necesitan.

Cuenta David Enrique Díaz, jefe de Medicina Preventiva y epidemiología del Hospital General de Occidente:

«Empezamos detectando la necesidad del acompañamiento de los pacientes y también de sus familiares porque siendo un área de atención de pacientes infectó contagiosos de muy alto riesgo, entonces no hay visitas, imagínense ustedes la angustia de tener a mi familiar hospitalizado con una enfermedad grave, que puede morir con un riesgo elevadisimo de morir y que no puedo verlo».

Al igual que el padre José Luis quien estuvo en el hospital durante cinco semanas y ahora escribe un libro de su  experiencia en el área covid… un grupo de sacerdotes fueron formados para proveer esta atención en el hospital y ser el enlace de comunicación entre los familiares  y los enfermos  aislados por el coronavirus.  La comunicación  se hace por medio   de cartas que el familiar  entregan a los sacerdotes para que se las den a su ser querido o videollamadas.

Agrega José Luis González, padre de la Arquidiócesis de Guadalajara:

“De hecho hay una experiencia muy bonita de unos hermanos, ese día el internet no funcionaba muy bien yo grabé con mi celular a ciertas personas que le enviaban mensajes y fue muy bonito porque dos hermanos le mandaron un mensaje a su mamá. Yo no sabía que su mamá estaba intubada, llegué con el shock de que la mamá está intubada, no va a ver a los hijos, pero un enfermero me dijo, ese fue el primer día que ingrese, me dijo el enfermero, pongale en el oído el celular, ellos si escuchan, están sedados  y  están conscientes, pongo el celular con el mensaje de sus hijos y cuando el hijo le pide perdón a la mamá aquella señora intubada, sedada  comenzó a derramar lágrimas por sus ojos “

Enfermeras y médicos han vivido experiencia únicas, como una primera comunión de una mujer de 69 años de edad y una enfermera hasta se convirtió en madrina de una pequeña de seis meses que fue bautizada en el área covid.

 

Dice el padre de la Arquidiócesis de Guadalajara:

“Le ofrecí la sagrada comunión y la confesión, me dijo padre es que nunca he hecho mi primera comunión ni siquiera me he confesado ninguna vez, pero por complicación en mi familia nunca pude hacerlo y me encantaría hacerlo, no se si de esto voy a poder salir…(LIGAR)…al día siguiente hicimos la primera comunión, cabe mencionar que fue la única ocasión en la que celebramos la misa dentro del área covid, porque siempre llevamos la sagrada comunión con las hostias consagradas“.

En esta área no se distingue quienes son médicos, enfermeros, sacerdotes con el equipo de protección, por ello los primeros sacerdotes que entraron al área covid.

Utilizaron toda su creatividad y con un plumón indeleble plasmaron sus nombres, frases positivas o dibujos para los enfermos.

 

 

 

David Enrique Díaz, jefe de Medicina Preventiva y epidemiología del Hospital General de Occidente:

“Lo que no puede hacer un sacerdote es meter cosas y sacarlas, lo que entra se queda adentro hasta ser desinfectado con peroxido de hidrógeno y en general todo lo que introducen es desechable por ejemplo la comunión se pone en vasitos pequeños , individuales donde se ponen los medicamentos ahí va la comunión y no se da en la boca del paciente , se le da al paciente para que el tome la  hostia  y comulgue “

De esta manera el personal médico no está solo en la lucha contra el coronavirus, también tienen el acompañamiento de los sacerdotes quienes se han sumado a la batalla

David Enrique Díaz, jefe de Medicina Preventiva y epidemiología del Hospital:

 

 

 

“La primera vez que entre al área de covid, de atención de covid que eran muy pocos pacientes, me cimbró después de 38 años de ejercicio de la profesión, fue una experiencia única, me renovó esa vocación de cuando yo decidí ser médico y me di cuenta que realmente había venido a hacer esto»

En un principio acudían 3 sacerdotes ahora solo  va uno  al hospital para cumplir con la misión de curar el alma , mientras los médicos hacen lo posible por curar el cuerpo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *