Publicado en Destacado, NACIONAL.

CIUDAD DE MÉXICO.

El pasado 2 de octubre del 2015, México lanzó el satélite Morelos 3, equipo que se unió al sistema satelital mexicano (Mexsat) de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), entonces dirigida por Gerardo Ruiz Esparza.

El objetivo era contar con una opción propia, sin depender de equipos de otros países, para comunicaciones móviles de seguridad nacional y cobertura social que apoyarían a situaciones de misión crítica y lucha contra delincuencia organizada.

Antes de su lanzamiento, las comunicaciones militares y de seguridad nacional se habían dado comprando servicios de terceros, internacionales, pues México hasta antes de 2015 no tenía un satélite propio de comunicaciones avanzadas para seguridad nacional, y eso fue uno de los factores que empujó a que se creara Morelos 3, al cual se le destinaron 292 millones 200 mil dólares para su fabricación con la compañía estadunidense Boeing unos años antes, según el contrato SCT-SC-AD-400-SC-005/10 al que este diario tuvo acceso, a lo que hay que sumar gastos en lanzamiento y pólizas de seguro.

Sin embargo, a pesar de que el satélite es totalmente funcional y con tecnología de punta para cumplir con los objetivos para el que fue creado, a casi cinco años que se puso en órbita se encuentra subutilizado, pues sólo está entre cuatro y cinco por ciento de su capacidad de servicio, sin que a la fecha se tengan planes de impulsar su uso.

Según un documento de la Agencia Espacial Mexicana y Telecomm sobre el sistema Mexsat en poder de Excélsior, la capacidad del satélite de servicios móviles es de siete mil 200 conexiones de voz y datos simultáneas a más de 600 mbps, y 110 mil suscriptores de Seguridad Nacional y cobertura social, pero a la fecha solo se tienen en conexión alrededor de dos mil 400 equipos que usa principalmente la Marina y Sedena para comunicaciones internas.

Fuentes familiarizadas con el asunto en dependencias del gobierno federal y que piden su anonimato por temor a represalias, aseguran que la Secretaría de Marina es quien actualmente tiene el mayor uso del satélite con alrededor de dos mil equipos en uso, y que se suman otros 200 equipos para la Guardia Nacional y 200 que usa el Ejército de una donación que se hizo por parte de una empresa llamada Bittium, que creo prototipos encargados por la SCT en la administración pasada para ser usados con altas especificaciones de seguridad, encriptación y algoritmos únicos, para lo que el gobierno gastó otros 21.9 millones de dólares, como consta en el contrato SCT-SC-AD-400-001/15.

La idea es que esta empresa, que también quedó en el limbo ante la subutilización del satélite mexicano –pues es la única autorizada para la creación de equipos móviles satelitales de comunicaciones críticas y seguridad nacional–, vendiera 40 mil equipos en los siguientes años subsecuentes a 2015 que se lanzó el Morelos 3, para crear una red nacional que apoyara la lucha contra el crimen organizado y temas de apoyo ante desastres naturales y otros que requieran uso de comunicaciones seguras.

”A la fecha, la actual administración paga en promedio 1.5 millones de pesos al día por mantener en su órbita el Morelos 3, en el que se incluye su pequeña operación, las estaciones terrestres y el personal, y al parecer, por razones de austeridad, no se piensa explotar su capacidad aún más en los próximos meses, pues no se ha incluido su uso en los programas de seguridad nacional presentados ante el Congreso en julio pasado, lo cual es considerado un mal uso de recursos públicos, sobre todo en este época de pandemia”, aseguran.

Además, temen que, por temas de combustible y tecnología, el satélite, que tiene como tiempo de vida 15 años, la cual inició el pasado 6 de diciembre de 2015, podría generar que la inversión realizada no se recupere en uso al irse quedando viejo, lo que, sumado al gasto de mantenimiento, estaciones terrestres y personal, conlleva a una pérdida millonaria para México.

¿Y EL OBJETIVO?

Desde la administración pasada, el satélite Morelos 3 quedó en el olvido, hablando sobre su uso efectivo, que los especialistas consideran debe estar al 75% para que sea rentable la inversión.

Sin embargo, del 1 de diciembre de 2018 a este 24 de agosto, tiempo que lleva la actual administración, tampoco se ha hecho nada sobre este tema y el gasto diario para la operación del satélite y su mantenimiento para no perder la órbita obtenida por México desde hace ya varios años suma 950 millones de pesos, dinero que golpea las arcas del gobierno federal.

Las fuentes aseguran que Salma Jalife, la ahora exsubsecretaria de la SCT, área que fue desaparecida por el nuevo titular de la dependencia Jorge Arganis Díaz, estaba tomando en cuenta el poder usar el satélite Morelos 3 para seguridad nacional y cobertura social, pero con su desplazamiento a otra área todo parece que quedará en el limbo.

”Desde el principio de la administración Salma Jalife era quien tenía conocimiento de la subutilización del satélite, y quien estaba empujando al interior del Consejo Nacional de Seguridad este tema, para presentarlo al Presidente y tomar una decisión. Sin embargo, desde hace un año y medio no se ha logrado calendarizar una reunión”, señalaron.

En caso de que el gobierno decidiera no invertir más en el proyecto Mexsat y dejar de lado el Morelos 3 podría costar hasta cinco mil millones de dólares en pérdidas diarias en comercialización de la operación del satélite al día.

En octubre de 2019, el entonces titular de la SCT, Javier Jiménez Espriú, dijo que el país tendría en unos meses la nueva política satelital, cosa que no sucedió. El pasado 12 de agosto, Alejandro Navarrete, director de la Unidad de Espectro Radioeléctrico del IFT, dijo que cerraron una consulta sobre el tema, pero no hay fecha para tener la política.

SIN PERMISO PARA LA RNR

Lo que más preocupa es que este satélite, que podría tener un mayor uso más allá de la comunicación entre algunas dependencias, no puede ser utilizado actualmente por la Red Nacional de Radiocomunicación (RNR) por un tema de permisos y concesión.

Según las fuentes, a los estados y municipios no se les considera seguridad nacional.

”Desde que entró esta administración se retomó el tema de volver a sumarla como parte de apoyo a la RNR, con base en realizar una consulta definitiva en IFT para poder cambiar el título de concesión de Telecomm y esta dependencia pueda comercializar los servicios satelitales con gobiernos estatales y municipales, con las actividades estratégicas, pues Pemex y CFE, por ejemplo, no puede usar Mexsat, y esto conlleva a que la capacidad de utilizar más el satélite siga limitándose y quede subutilizado”.

Morelos 3 tiene ventajas como tecnología neutral, es decir, que cuenta con códigos abiertos, al margen de la comunicación satelital que tiene un cifrado específico, y otros pueden hacer aplicaciones transparentes para equipo móviles y usarlo en seguridad pública.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *