Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos comentó que podría perder fuerza o convertirse en huracán en ruta hacia Florida.

La tormenta tropical Laura se formó este viernes en el este del Caribe y los meteorólogos dijeron que podría convertirse en huracán y dirigirse a la costa de Estados Unidos en el Golfo de México, especialmente hacia Florida.

Una segunda tormenta también podría azotar la misma costa norteamericana después de que cruce a la península de Yucatán.

El ojo de Laura —previamente designada como depresión tropical 13— estaba a unos 375 kilómetros al este-sureste de la parte norte de las islas de Sotavento y se dirigía al oeste-noroeste a 33 km/h. Tenía vientos máximos sostenidos de 75 km/h. Se dirigía hacia el oeste a 33 km/h , según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

Los meteorólogos explicaron previamente que el meteoro se dirigía hacia las islas de Sotavento y Puerto Rico como una tormenta desorganizada y con un futuro muy incierto. El CNH comentó que podría perder fuerza o convertirse en huracán en ruta hacia Florida.

El pronóstico actual, también muy incierto, llevaría su vórtice justo al norte de Puerto Rico, República Dominicana y Cuba, a través de las Bahamas y luego al sur de Florida el lunes o martes y la costa estadounidense en el Golfo de México.

Por otra parte, la depresión tropical 14 se acercaba a la costa de Honduras, y el Centro Nacional de Huracanes declaró que espera que se desvíe hacia el noroeste y que atraviese la punta de la península de Yucatán el domingo, posiblemente como huracán o cercana a esa fuerza.

Una alerta de huracán estaba vigente para la franja del Caribe donde se encuentran Tulum, Playa del Carmen y Cancún, así como la isla de Cozumel.

A partir de ahí, la trayectoria pronosticada a largo plazo la llevaría —nuevamente como huracán— a la costa de Estados Unidos en el Golfo de México, tal vez a Texas o Luisiana, el martes o miércoles.

En el camino, es probable que empape el este de Honduras, las Islas Caimán y partes de Yucatán, una península propensa a inundaciones.

Su vórtice estaba a unos 255 kilómetros al este de la isla turística hondureña de Roatán, con vientos de 55 km/h. Se dirigía al oeste-noroeste a 19 km/h.

Mientras, en el Océano Pacífico, el que fuera el huracán Genevieve era una tormenta tropical que seguía debilitándose frente a la costa de la península mexicana de Baja California, donde causó al menos dos muertes debido a la marea alta y dejó sin electricidad a gran parte del área de Los Cabos.

La policía en Cabo San Lucas informó que el martes una joven de 15 años fue arrastrada por una ola enorme y un adulto trató de rescatarla. Ambos murieron.

El CNH dijo que los vientos máximos sostenidos de Genevieve bajaron a 75 km/h y que su ojo estaba a 235 kilómetros de Cabo San Lázaro. Se movía con dirección oeste-noroeste a 15 km/h.

FUENTE: El Financiero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *