Publicado en Destacado, NACIONAL.

Los ladrones que huían en calles de Miguel Hidalgo pensaron que iba por ellos y sin mediar palabra uno de ellos le disparó.

 

CIUDAD DE MÉXICO

La noche del pasado martes un policía de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) fue atacado a balazos, solo porque los ladrones que huían pensaron que iba tras ellos cuando él se encontraba acompañando a una ambulancia que iba a trasladar a un adulto mayor que solicitó la ayuda.

El policía de la SSC CDMX Eduardo Aniceto de la Paz tenía 44 años y más de 10 en las filas de la corporación.

El portal del periodista Carlos Jiménez obtuvo las imágenes captadas la noche del martes en la colonia San Joaquín.

Después de las 21:30 horas una ambulancia se encontraba estacionada calle Privada San Joaquín, alcaldía Miguel Hidalgo, mientras sus tripulantes atendían a una persona enferma. De pronto se aprecia que un policía se coloca detrás de la unidad médica. Es precisamente el agente Eduardo Aniceto.

El uniformado estaba ahí cuando de pronto pasan corriendo dos hombres. Uno va sobre la banqueta, y otro de gorra blanca va a media calle. En un instante ve al policía y sin mediar palabra, le dispara en al menos dos ocasiones.

Los sujetos acababan de asaltar a los dueños de una recaudería, y pensaron que el policía iba a detenerlos.

El policía cayó al piso mientras los delincuentes escapaban, estaba herido, un par de vecinos lo vieron y acudieron a ayudarlo.

Desde el centro de monitores de la Ciudad, los agentes buscaron la ruta de escape de los posibles agresores.

Descubrieron un auto en el que subieron tres personas y comenzaron a seguirlo por distintas calles.

Policías persiguieron el automóvil y detuvieron a tres personas, Raytone B de 38 años, Fernando A de 36 y Marcela G de 38… iban en el auto blanco que usaron para escapar, les decomisaron una mochila con droga.

El policía Eduardo Aniceto de la Paz fue llevado a un hospital, donde finalmente falleció.

Los reportes de los agentes indican que, en la Fiscalía de Homicidios, la agente del Ministerio Público, Ana Gabriela Barenas no quiso recibir a los detenidos. El motivo, según ella, no se podía confirmar que el auto blanco hubiera sido realmente el usado por los homicidas.

Los uniformados llevaron entonces a los detenidos a la Fiscalía de Narcomenudeo por la droga que les hallaron, pero ahí tampoco quisieron recibirlos pues, según ellos, el caso debió atenderlo la Fiscalía de Homicidios.

Tras ser rechazados de dos fiscalías, los agentes finalmente los llevaron a la Agencia 50. Ahí se quedaron detenidos, las investigaciones para determinar la responsabilidad de los tres continúan.

 

 

FUENTE: Excélsior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *