Publicado en Destacado, NACIONAL.

Vianey Rodriguez y su novio David Mata rescataron a las aves y las refugiaron en su hogar durante el paso de la tormenta

CIUDAD DE MÉXICO.

Dentro de la grave situación que la ciudad de Reynosa, Tamaulipas, enfrenta por las torrenciales lluvias del fenómeno meteorológico ‘Hanna’, un par de jóvenes se dieron a la tarea de salvar más de cien pajarillos que habían quedado atrapados e imposibilitados para buscar algún refugio.

La profesora Vianey Rodriguez y su novio David Mata fueron las personas que realizaron esta hermosa acción y que se apiadaron de las aves ante las graves inclemencias que estaban pasando.

Vianey explicó que desde el viernes estaban ya preparados para la tormenta, pero cuando ésta tocó la ciudad a cien kilómetros por hora, notaron que una avecilla se metió a su casa al tener abierta la puerta.

“Se metió uno, ya estaba mojado. Lo atrapamos mi novio y yo y  lo metimos a una caja de zapatos”

Aseguró que después otra avecilla entró desesperado, también buscando refugio.

“Después de un rato se metió otro y lo metimos con el otro y así quedó, hasta que se vino el viento súper fuerte junto con la lluvia y empezó a subir el agua bien rápido”.

Temerosos de que se inundarán se asomaron al patio descubriendo que en un árbol, había un sinnúmero de pajaritos que estaban empapados y que ya sin fuerzas caían al agua y morían.

“Algunos se iban hasta la orilla de la casa pero ya el nivel del agua casi los tapaba”.

Fue como Vianey y David  se armaron de valor para salir y comenzar a agarrar uno a uno. Así estuvieron por espacio de una hora hasta que la mayoría los resguardaron y les dieron calor.

Ya al siguiente día cuando todo estaba en calma, la pareja les dio la libertad para que buscaran su destino.

“Hanna” al llegar a Reynosa causó severas destrucciones e inundaciones en 45 colonias y de manera indirecta  causó la muerte de dos personas, una de ellas de menor de edad.

Al día, van 150 personas que fueron trasladadas a un albergue  y otras 200 más que pidieron ser llevadas a la casa de un familiar o conocido.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *