Publicado en Destacado, ESTATAL.

En rueda de prensa virtual, grupos en Veracruz en contra de la legalización de la interrupción del embarazo, mostraron su inconformidad con la posibilidad de que los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, fallen a favor del proyecto presentado por el presidente de la Primera Sala de la SCJN, Juan Luis González Alcántara Carrancá.

Califican de una pretensión y una incongruencia jurídica legalizar el aborto, además aseguraron que con esta acción el poder judicial pretende invadir la esfera legislativo para para imponer una agenda feminista ante la imposibilidad de despenalizar el aborto en los Congresos locales de Hidalgo, Michoacán, Veracruz, Guanajuato, San Luis Potosí, entre otros más.

“Esta propuesta no solo violenta la soberanía del Congreso local, implica también la legalización del aborto a nivel nacional. Las organizaciones aquí presentes podemos afirmar con pleno conocimiento que en Veracruz no hubo omisión legislativa. La iniciativa que buscaba despenalizar el aborto fue analizada y desechada en el Congreso Local por contravenir el principio de jerarquía normativa”, dijo María Cristina Contreras Meneses.

“El aborto no se puede despenalizar en Veracruz debido a que nuestra constitución local, en el artículo 4, protege la vida de todos los veracruzanos desde la concepción hasta la muerte natural. El embarazo no es una enfermedad, en consecuencia no es un problema de salud. Por esta razón, millones de mujeres afirmamos que no nos sentimos discriminadas por no poder abortar”, mencionó Luz del Carmen García Malpica.

“El aborto no puede ser un derecho porque termina con la vida de un ser humano, decir que ese ser humano no tiene derechos, es una afirmación totalmente alejada de la realidad y de la ciencia, Es una gran mentira. Es discriminar a la persona en razón de su edad”, señaló Laura de León Benavides.

Por lo anterior, exigen a los 5 ministros que conforman la Primera Sala de la Corte que analicen el tema bajo una interpretación jurídica de los tratados y convenciones sin ignorar aquellos tratados que sí protegen la vida del ser humano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *