Publicado en Destacado, NACIONAL.

México deberá iniciar con un modelo de compras consolidadas por adelantado y elegir entre nueve protocolos médicos que se desarrollan para poder participar en la competencia.

 

En la carrera por las vacunas, México deberá iniciar con un modelo de compras consolidadas por adelantado y elegir entre nueve protocolos médicos que se desarrollan para poder participar en la competencia.

Ayer, el canciller Marcelo Ebrard explicó que la Secretaría de Salud deberá tomar la decisión de elegir qué vacuna en su caso será la elegida para que en México se pueda aplicar, en caso de que los protocolos tengan éxito.

México forma parte del mecanismo de la Organización Mundial de la Salud llamado COVAX (Acelerador del acceso a las herramientas contra COVID-19), y del Fondo Rotatorio, un mecanismo de compras y suministro de vacunas y otros insumos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), creado desde hace 35 años para que a través de compras consolidadas, se adquieran vacunas a precios más bajos para países y territorios de la región.

El fondo está destinado para que las naciones, sin importar su capacidad de pago, puedan tener acceso a las dos mil millones de dosis que todavía no existen.

Sin embargo, el objetivo del Fondo es promover el acceso universal y equitativo de una vacuna con adquisiciones por adelantado. La OPS actúa como agente de compras en nombre de los Estados miembros y las instituciones, una vez concluido el proceso de licitación, entran en contacto con el productor de las vacunas y hace la reserva de cierto número de dosis, es decir, un intermediario.

“Estamos entrando en la fase en la que habrá que tomar decisiones, porque los protocolos y los resultados de ellos apuntan a que sí se podría contar con alguna vacuna este año”, dijo el canciller sin precisar detalles sobre la cantidad de medicamentos que se deberán adquirir para el caso de México.

Actualmente, el gobierno mexicano está siguiendo nueve protocolos en todo el mundo, entre ellos los de Pfizer, Zeneca, CanSino, Moderna, Sanofi, Curevac, según lo dicho por Ebrard Casaubón. A nivel mundial existen al menos 150 proyectos de vacunas, de las cuales cinco ya están en Fase 3 de ensayo clínico y, al menos tres ya demostraron no causar daños a los pacientes y tener respuesta inmunológica al coronavirus.

“México va a llegar a tiempo, va a estar, ya está en el esfuerzo por la vacuna, eso es vital para nuestro país”, aseveró el funcionario durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador.

No obstante, en el reparto de los 2 mil millones de dosis de la posible vacuna, sólo se podrá vacunar al 20 por ciento de la población de cada uno de los 38 países que hasta el momento se han inscrito en este mecanismo, según lo dicho por Jarbas Barbosa, subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

“Hay mucha expectativa en todo el mundo sobre las vacunas, pero hay que recordar que aún no se cuenta con una cura, por lo que hay que continuar con las medidas de prevención”, explicó en la sesión informativa para las Américas.

Además, se deberá privilegiar a la población mayor de 65 años, al personal de salud y las personas con comorbilidades de gravedad. A partir de ahí, “cada país financiará sus propias dosis”, refirió en la conferencia semanal del organismo.

Según Barbosa, la vacuna aún tardará en llegar debido a que todavía se encuentra en la fase III de pruebas, la cual es la más tardada, ya que se deben de probar en más de 40 mil personas para establecer que “es segura y eficaz” antes de sacarla al mercado.

En el mundo, los países han comenzado a garantizar las vacunas de otras maneras, por ejemplo, apenas la semana pasada Gran Bretaña firmó un acuerdo para comprar 90 millones de dosis de vacunas experimentales a la farmacéutica Pfizer, a pesar de que no existe un cura.

FUENTE: El Financiero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *