Publicado en Destacado, NACIONAL.

CIUDAD DE MÉXICO.

La deshidratación y la mala alimentación se han convertido en un problema para el personal médico y de enfermería que atiende casos de covid-19, según la empresa PiSA.

La falta de tiempo para comer y las largas jornadas que tienen que cubrir portando pesado equipo protector han ocasionado que la mayoría de los médicos presenten altos índices de deshidratación, además de fatiga por síndrome de burnout.

Los profesionales de la salud se enfrentan a una carga de trabajo sin precedentes, pues aquellos que trabajan en hospitales covid-19 deben de enfrentar turnos de hasta 12 horas, en donde es indispensable portar pesado equipo de protección dentro de espacios cerrados sin aire acondicionado, ya que éste contribuye a la propagación del covid-19, en donde las temperaturas se llegan a elevar hasta los 37 grados centígrados, provocando en algunas personas fuertes dolores de cabeza e incluso mareos ocasionados por la deshidratación y las emisiones de dióxido de carbono.

En el marco de esta contingencia sanitaria ocasionada por el coronavirus, el doctor José Manuel Hernández Arias, médico especialista en siquiatría y Gerente Médico de Psiquiatría y Sistema Nervioso Central de Grupo PiSA, explicó que por la demanda de trabajo que se vive en los hospitales, los médicos están presentando cuadros de estrés elevados, ya que todos los días se enfrentan de cerca a la pérdida de vidas, además de experimentar el miedo de ser contagiados de covid-19 y llevar este virus a sus familias.

”Aunque en nuestro país todavía no existen estadísticas al respecto, sabemos que el personal médico y de enfermería se enfrenta a una carga de trabajo extenuante que nunca se había presentado antes. El estrés y la fatiga se han vuelto una constante en sus vidas durante los últimos meses y la mayoría de ellos ha reportado desánimo, depresión, insomnio, decepción, síntomas que coinciden con el síndrome de burnout”, indicó el médico especialista en siquiatría.

LOS DATOS

 

  • PiSa pidió para médicos dietas ricas en vitaminas B, C, D y E y ácidos Omega-3 para ayudar a enfrentar el agotamiento; sueros orales con electrolitos y glucosa, ideales para rehidratarse.
  • Hay fatiga mental, dolor de cabeza y bajo rendimiento a consecuencia de la deshidratación debido a las altas temperaturas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *