Publicado en Columnistas, Destacado, NACIONAL, REGIÓN SUR.

Nematini Vladimir Acevedo Silva

En nuestro país están próximas las elecciones federales en las cuales se elegirán a 500 nuevos legisladores de la Cámara de Diputados, de los cuales 300 serán electos por mayoría relativa 200 designados vía plurinominal. Por otro lado 15 gubernaturas también se encuentran en disputa.

Estas elecciones federales serán claves tanto para el partido MORENA, quienes tienen la actual mayoría en la cámara baja, como también para los partidos de oposición como el PANMCPRI y PRD, mismos que se encuentran en una notoria cruzada para recuperar aquel añorado poder.

De esas próximas elecciones depende si la Cuarta Transformación continua su hegemonía como hasta ahora en el Congreso de la Unión, con la finalidad de aprobar e impulsar las reformas y leyes que tiene en su agenda el gobierno lopezobradoristas.

Sin embargo, hasta ahora MORENA se ha visto con diversos tropiezos en lo que lleva su administración. La economía e inversión se ha visto estancada. El desempleo ha ido en aumento y lamentablemente continuará creciendo todavía más por efecto del COVID-19. Los actos de corrupción y trafico de influencias continúan. Y la sociedad civil aún sigue alejada de la agenda del gobierno morenista.

A consecuencia de esos motivos, los partidos políticos de oposición han querido sacar provecho, tratándose de sumar a las exigencias de aquella sociedad civil que hace tan solo algunos unos años atrás, habían ignorado por completo. Por ese motivo la sociedad ha despertado.

La misma sociedad civil se ha visto alejada de la agenda de los partidos políticos. Y no a consecuencia de esta, sino al contrario, al verse traicionada por aquellos actores políticos que por años solo han sacado provecho una y otra vez de la comunidad.

Ya han quedado lejos aquellos discursos de la pseudo izquierda mexicana y de la retrograda derecha. Si bien es cierto, fue la sociedad quien a través del ejercicio democrático del voto pudo impulsar el cambio político que hoy vivimos, también tendremos nuevamente esa oportunidad de hacerlo. Pero esta vez de una manera más consciente, analítica y alejada de influencias conservadoras o populistas.

Es urgente que la sociedad civil organizada cuente con representantes dignos en aquellos cargos públicos en donde se toman las decisiones que afectan a millones de mexicanas y mexicanos. La verdadera ciudadanía debe retomar ese rol. Aquella que este codo a codo con las causas justas. Construyendo ciudadanía. Alzando la voz por un México mejor.

Ya no es momento de encasillarnos en determinado partido político. Hay que dejar a un lado la pleitesía y hacer valer nuestros derechos, exigiendo mayores rendiciones de cuentas. Pidiendo frenar los abusos de autoridad en contra de aquellos sectores vulnerables. Obligando a que exista una mayor igualdad de oportunidades laborales entre mujeres y hombres, y no solo una vil simulación.

La sociedad civil organizada debe crear un gran frente en contra de estos atropellos que hemos sufrido todas y todos en algún momento. Las elecciones federales del 2021 serán un momento clave para que, de un gran consenso ciudadano, se puedan impulsar a aquellos actores sociales que lleven el verdadero sentir del pueblo. A las y los próximos diputados federales, gobernadores y presidentes municipales.

Los partidos políticos deben de dejar de vernos ya tan solo como un voto. Deben de entender que aquellos días en los que la frase “es un peligro para México”, han quedado lejos. Que su política grillera cada día va en declive.

Deben entender que ese verdadero peligro para México ha recaído en ellos desde un inicio. Con administraciones envueltas en casos de corrupción y marcadas por cientos de miles de desapariciones forzadas de niñas, niños, mujeres y hombres. Pero al parecer cada vez que la ciudadanía les increpa con estos temas, son esos grupos políticos los que reniegan y buscan chivos expiatorios con quienes puedan expiar esas culpas.

A consecuencia de ello es indispensable que la sociedad civil organizada tome aquel liderazgo vacío y construya realmente la transformación que México tanto ha requerido por décadas. México lo pide.

 

Twitter @NemasVA

Facebook @NematiniVA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *