Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Como castigo, el joven ha tenido que conseguir un trabajo.

Los videojuegos se han convertido en todo un mundo e incluso permiten la posibilidad de ganar dinero a través de ellos; sin embargo, así como ofrece la oportunidad de generar ingresos, también puede provocar grandes despilfarros, tal y como sucedió en India con un joven que terminó desembolsando más de 21 mil dólares.

De acuerdo a información de medios indios, un joven de 17 años gastó un total de 1.6 millones de rupias, lo cual es equivalente a 21,433 dólares, mientras jugaba el videojuego PlayerUnknowns’s Battlegrounds (PUBG), esto gracias a pequeñas transacciones realizadas desde cuentas bancarias de sus propios padres.

Según la versión de su padre, el joven (del quien no fue revelado el nombre) les mencionó que usaba su celular para tomar estudios en línea y era a través del smartphone como pudo tener acceso a las cuentas.

El chico de 17 años gastó el dinero comprando municiones, armas y otros elementos descargables que le permitían progresar en el videojuego; sin embargo, sus padres terminaron por darse cuenta de la situación debido a informes otorgados por sus instituciones bancarias.

Hasta este punto, quizá se pueda pensar que el joven realizó esos movimientos de manera inconsciente, pero sus métodos terminaron delatando que no fue así, ya que el hijo ‘maquilló’ operaciones como haciendo transferencias de una cuenta a otra, esto para evitar que se quedaran sin saldo, o bien eliminó mensajes sobre los movimientos bancarios que hacía.

“Estuvo usando el teléfono de su madre durante bastante tiempo, pero ella no estaba muy atenta y no se dio cuenta”, mencionó el padre del menor.

Por si fuera poco, el dinero gastado por el joven tenía el objetivo de cubrir necesidades médicas de su padre, apoyar sus propios estudios y, además, eran parte del fondo de previsión de su madre.

Debido al gasto excesivo y para poder dar una lección al chico, este recibió un castigo que puede considerarse ejemplar.

“Simplemente no puedo dejar que se quede inactivo en casa y no puedo darle un teléfono móvil incluso para estudiar. Está trabajando en un taller de reparación de scooters para darse cuenta de lo difícil que es ganar dinero. Ahora no tengo esperanza, ya que el dinero se ahorró para el futuro de mi hijo”, mencionó el padre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *