Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Fallecieron repentinamente por COVID-19 cuatro monjas sudafricanas, de la de la Congregación de las Hermanas de la Preciosa Sangre, y 17 más están infectadas.

Así lo reportó la Conferencia de Obispos Católicos del África Meridional (SACBC) en un comunicado en el cual destaca que “las difuntas fueron generosas siervas del Señor y, a la vez que lamentamos su partida, queremos expresar nuestra sincera gratitud por su servicio al pueblo de Dios durante muchos años”.

En el comunicado, se destaca que las fallecidas servían en la diócesis de Umtata y cuando se estaban organizando para el entierro de una de las hermanas de su comunidad que había sucumbido al nuevo coronavirus, cuando recibieron la noticia de que ellas también habían contraído el virus.

En tanto que una de las religiosas que trabaja en un hospital administrado por católicos en la diócesis fue puesta en cuarentena después de dar positivo al COVID-19, por lo cual las demás integrantes de su comunidad fueron sometidas a pruebas médicas obligatorias para determinar su estado de salud, obteniéndose algunos resultados durante el fin de semana y tres de las hermanas que dieron positivo, fallecieron.

Mientras que las pruebas rápidas descubrieron que además hay 17 religiosas de la comunidad infectadas, entre jóvenes y de edad avanzada, así como 15 religiosas que dieron negativo a las pruebas rápidas y tres que todavía están esperando sus resultados.

Cabe señalar que las monjas que fallecieron tenían una edad avanzada, ya que la menor tenía cerca de 60 años.

Fuente y foto: Aciprensa/doh

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *