Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Conmociona en Estados Unidos y el mundo la muerte de un niño de once años después de que sus padres lo obligaron a tomar agua durante cuatro horas, en El Paso, Texas.

Autoridades estadounidenses confirmaron la detención de Ryan Sabin, de 41 años, y de su pareja, Tara, de 42, quienes son los presuntos responsables del asesinato de Zachary Sabin, un niño de 11 años que murió el pasado 11 de marzo tras ser obligado a beber cuatro botellas de agua de cerca de un litro en cuatro horas.

Agregaron que la pareja, que se entregó a la oficina del sheriff del condado de El Paso, enfrenta cargos por asesinato en primer grado y abuso infantil.

En tanto que la madrastra del menor reveló que el niño quien era estudiante de quinto grado en la escuela primaria Explorer, en Colorado Springs, fue encontrado muerto el 11 de marzo en su casa de la localidad de Black Forest, padecía de problemas urológicos y debía tomar bastante agua para aliviarse.

Fuente y foto: Infobae/doh

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *