Publicado en ACAYUCAN, Destacado, Principal.

ACAYUCAN, VERACRUZ.- El temple de Dolores madre del José Antonio «Toñito» se ve quebrado cuando la abraza la mayor de sus hijos quien rompe en llanto por enésima vez luego de retirarse del sencillo féretro donde reposan los restos del inocente a quien le arrebataron la vida el pasado lunes.

De la historia de Toñito, se ha dicho, se ha afirmado, se ha señalado y tuvo que ser la señora Pacita la que se convirtió en vocera de las familias que hoy claman justicia por el pequeño:

«¡Mi vida fue un tormento, sufrí mucho y ustedes padres lo saben claramente la vida que me dieron, pero hoy tengo que partir, den gracias a Dios que porque ya pasé de muerte a vida, estoy en mejor lugar, pasé a un mejor lugar aunque con mucho sufrimiento…dichosa esta criatura que ya pasó a un mejor lugar, ya se quitó de sufrir, ya se quitó de batallar, aunque manos ingratas le quitaron la vida, pero ya se fue a mejor vida, hoy le pido a sus familiares que tomen en cuenta y que quieran a sus hijos, a todos los padres, que no descuiden a sus hijos por favor, no los descuiden, cuiden de sus hijos, velen por sus hijos…aquí ven esta mujer, yo crié a 3 hermanos y crié a 8 sobrinos y nunca los dejé andar mendigando pan… «, es lo que externaba Paz, mientras el más pequeño de los hermanos atónito la miraba, más tarde hasta los mismos vecinos de la familia le recriminaban sus palabras.

Lejos de lo que en redes sociales se ha movido y por la marcha que pretende realizarse mañana viernes, en el sepelio del pequeño no hubo manifestantes para exigir ¡justicia!, en las últimas horas se han dado acontecimiento que le han dado in giro inesperado a esta historia que no termina de escribirse. Uno amiguito de Toñito, abraza el sencillo de ataúd blanco y coloca unos «vualá» sobre el cristal, es la manera de despedir a su amigo. Previo a ello el Mariachi había ya dicho adiós a Toñito, ¡Descansa mi amor…descansa campeón! en pleno recorrido, para más tarde entonar la de, ¡yo te extrañaré! en pleno descanso.

Al tiempo que el diminuto cortejo recorre las inmediaciones del panteón para llegar hasta la última morada terrenal de Toñito arriban patrullas de Seguridad Pública, quienes resguardarían la integridad de los dos hermanos del pequeño quienes quedarían más tarde bajo resguardo del DIF Municipal de Acayucan.

Dolores, junto a los dos pequeños despiden cada uno a su manera a su hijo y hermano. Más de uno de los presente rompe en llanto junto a ellos. -Toñito, está ya en el cielo, la mejor manera de honrar su memoria es que como sociedad evitemos casos así-, expresa una de las asistentes quienes pide a reporteros que no se olviden del pequeño porque esperará justicia en el cielo.

Al finalizar el sepelio, los dos hermanos de Toñito son llevados por personal del DIF Municipal para que queden bajo resguardo, le acompañan familiares. El dolor para ellos sigue, es incierto saber quien quedará como su tutor.

El ausente en esta ocasión fue el padrastro el llamado «Gallero» quien fue acusado por Toñito y su hermana de haberlos golpeados. Las autoridades del DIF se limitaron a externar que en efecto la niña presenta marcas de golpes. Desde el cielo el pequeño aguardará justicia tanto para él y sus hermanos.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *