Publicado en Destacado, NACIONAL.

MÉXICO.- Para muchas personas el estado de alarma que dictó confinarse en casa bajo cuarentena para evitar contagios de SARS-COV2 comenzó como una enorme pesadilla, experimentando, incluso niveles de ansiedad durante los primeros días o semanas de aislamiento, pero ahora, para algunos regresar a la nueva normalidad, es decir, salir a la calle también les está generando estrés.

Especialistas lo definen como el síndrome de la cabaña, ese miedo excesivo por dejar nuestras casas, salir a la calle, contactar con otras personas fuera de nuestros hogares o temor a realizar actividades que antes eran cotidianas como trabajar en la oficina, utilizar el transporte público, entrenar en un gimnasio.

Desde hace tres meses, Nancy permanece en casa, sin salir, de hecho, ya se acostumbró a tener una vida en línea, comprar el súper, trabajar, ejercitarse, hablar con su familia o amigos mediante videollamadas.

Además, de acuerdo con datos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ocho de cada 10 personas tienen miedo de regresar a trabajar en la oficina debido principalmente a que las medidas de limpieza dentro de las instalaciones no sean las adecuadas o que no todos los compañeros de trabajo tengan el mismo auto cuidado y propaguen el virus.

Ante este miedo a salir de casa, algunas personas también pueden presentar reacciones físicas como taquicardía, sudoración y dificultad motora; así como trastornos de ansiedad, depresión o estrés.

Para evitarlo, psicólogos recomiendan regresar de forma gradual a las labores que antes eran cotidianas, así como establecer metas pequeñas de contacto exterior, por ejemplo: tirar la basura; ir a la tienda, caminar una cuadra por día, siempre bajo medidas de protección: uso de cubrebocas e higiene constante de manos.

Con información de «Al aire con Paola»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *