Publicado en Destacado, ESTATAL.

De acuerdo con  un documento emitido por la Comisión  Estatal de Derechos Humanos, personal del  hospital General  Dr.  José Buill Belenguer en Papantla, Veracruz fue negligente en la atención  de una mujer embarazada quien falleció el pasado mes de abril de 2019.

En el acuerdo CEDH/1VG/PAP/0241/2019, en el apartado V de hechos probados se lee:

Del acervo que corre agregado en el expediente que se resuelve, se desprenden como probados los siguientes hechos:

10.1. El personal médico del Hospital General “Dr.  José Buill Belenguer” de Papantla,Veracruz, no proporcionó una atención médica adecuada a V2, lo que trajo como consecuencia su muerte.

Mientras que a la relatoría de los hechos se lee:

“El día 13 de mayo de 2019, mi referida hija ingresó al hospital referido por motivo de que iba a dar a luz ese día y siendo que tenía cita abierta para atención y ya sabían que se le iba a practicar una cesárea porque su embarazo era de alto riesgo y ella también tenía algo que le llamaban placenta previa y no podía ser parto normal y ellos ya lo sabían porque su control lo llevó en dicho hospital. No obstante, lo anterior desde la hora de llegada no fue atendida ni revisada sino hasta las cinco de la tarde cuando ya la pasaron a quirófano para cirugía. El doctor que le practicaba los ultrasonidos

[…nunca nos dijo que algo estuviera mal por el contrario siempre nos dijo que todo estaba bien. [NNA2] nació a las 17:16 horas y nos dijeron que después la tuvieron en recuperación y después que la volvieron a meter a quirófano por una hemorragia, pero a mí ni a mi familia nos permitieron verla. A las diez de la noche preguntamos y nos dijeron que necesitaban un traslado disque para Poza Rica y por eso empezamos a buscar ambulancia, pero luego nos dijeron que ya no era necesario y nosotros nos tranquilizamos y más porque nos dijeron que ella estaba en recuperación.

Incluso hasta como a la una de la mañana preguntamos por última vez y nos dijeron que estaba en recuperación y ya la iban a turnar a piso y por ello nos tranquilizamos y fue hasta ya casi cuando iban a dar la cinco de la mañana cuando el director del hospital salió buscando al esposo de esta para decir que ella no había aguantado el parto y falleció y de ahí a mí ya no me volvieron a informar nada. El cuerpo de mi hija nos lo entregaron hasta las cuatro de la tarde ya del día 14 de mayo de 2019 por lo que considero que esa retención también estuvo injustificada y fue únicamente para alterar su expediente. Mi hija había llegado a tal hospital desde como las siete de la mañana del día 13 de mayo de 2019 y la atendieron hasta las cinco de la tarde. El médico que firmó el certificado de defunción ni su número de cédula había puesto en el mismo de tan nerviosos que estaban todos pues sabían”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *