Publicado en Destacado, NACIONAL.

MÉXICO.- La vacuna está en proceso y el tratamiento para este virus aún no existe. Ante este panorama de tratamiento para el COVID-19,  la terapia de plasma convaleciente se abre paso en varios países, incluido México.

Oscar Zamudio, jefe de Laboratorio del Banco Central de Sangre del Centro Médico Nacional La Raza, del IMSS, dijo: “El plasma es un componente que forma parte de la sangre, aproximadamente está constituido el 93 por ciento del plasma por agua y electrolitos, el otro siete por ciento está constituido por factores de coagulación proteínas y unas sustancias denominadas anticuerpos”.

Los anticuerpos forman parte del sistema inmunológico o de defensa por lo que todas las personas que han dado positivo a COVID los desarrollan para neutralizar el efecto viral del SARS-COV 2.

Pedro Estrada, expaciente con COVID, señaló: “Somos la vacuna andante entonces ya gracias a Dios salimos de este, ahorita ya vamos casi terminando y para ver si podemos ver si podemos ser donadores, ayudar a la demás gente”.

El IMSS es la única institución pública que está aplicando esta terapia a pacientes COVID que se encuentran en terapia intensiva, pero a la fecha, sólo 133 personas que vencieron al COVID han donado su plasma.

El doctor Oscar Zamudio, jefe de laboratorio del Banco Central de Sangre del Centro Médico Nacional La Raza, comentó: “De acuerdo a la estadística que tenemos nacional se está requiriendo una gran cantidad de plasma, sin embargo, el stock que tenemos del mismo es mucho menor del que se está solicitando”.

Los requisitos para donar plasma son: hombres y mujeres que no hayan estado en periodo gestacional o sido madres, de entre 18 a 65 años, que cuenten con dos pruebas PCR de detección de SARS COV 2, una positiva y otra negativa.

Reunidos los requisitos anteriores, se debe acudir a una clínica familiar IMSS para ser entrevistado por una trabajadora social o mandar un correo electrónico a [email protected]

Luego, se le dará cita en alguno de los cuatro bancos de sangre del IMSS ubicados dos en la Ciudad de México, uno en Guadalajara y otro más en Monterrey.

El proceso dura entre 35 y 60 minutos, dependiendo del organismo del donante.

El plasma obtenido se somete a otros estudios y en menos de 24 horas será transfundido a tres pacientes COVID del mismo tipo de sangre  del donante y que se encuentren internados en el área de terapia intensiva.

El plasma se regenera rápido, por lo general entre 24 y 48 giras, y este proceso tiene pocos efectos adversos o ninguno, pero sí una gran recompensa: ayudar a otros a vencer el COVID.

Con información de Arely Melo / Foto: «Al aire con Paola» / Noticieros Televisa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *