Publicado en Destacado, INTERNACIONAL, NACIONAL.

Los linfocitos T forman parte del sistema de vigilancia inmunológica, estos viajan por el torrente sanguíneo y el sistema linfático. Cuando llegan a un ganglio linfático, buscan sustancias extrañas que estén presentes en el organismo.

No obstante, un linfocito T no puede conocer a un antígeno a menos que éste haya sido procesado por otro glóbulo blanco, denominado célula presentadora de antígenos, de acuerdo con el Manual de Merck de Información Médica General.

Por lo anterior, el proceso que hacen para reconocer a los antígenos es el siguiente:

1.- Es importante mencionar que por sí solo el linfocito T no puede reconocer a un antígeno que circula en el organismo, por esta razón, el receptor que es una molécula especial se encarga de ello.

2.- Una célula que puede procesar los antígenos como una dendrítica, ingiere al antígeno.

3.- Las enzimas de la célula procesadora de antígenos descomponen el antígeno en fragmentos.

4.- Algunos fragmentos son recogidos por moléculas del antígeno leucocitario humano (HLA), mientras se ensamblan en el interior de las células presentadoras de antígenos. Posteriormente las HLA junto con los fragmentos son transportadas a la superficie celular.

5.- El receptor del linfocito T puede reconocer el fragmento del antígeno cuando este está unido a una molécula HLA que actúa como presentadora del mismo. Por otra parte, el receptor se une a la parte de la molécula presentadora del linfocito T colaborador, encajando así perfectamente.

Por último, el linfocito T es activado y puede comenzar a combatir a los invasores que poseen el antígeno.

Es importante mencionar que, este proceso es importante para el descubrimiento de fármacos o para la realización de estudios científicos que otorguen nuevas pruebas para tratar enfermedades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *