Publicado en ACAYUCAN, Destacado, ESTATAL, NACIONAL.

¿Se han preguntado cuanto trabajo se necesita para dar origen al café que disfrutamos por las mañanas?

Cuando escuchamos hablar de este producto, es imposible no pensar en Veracruz, estado por el que, como muchas otras cosas, fue introducido a nuestro país, encontrando en las zonas montañosas de la entidad un terreno fértil para su producción.

El café veracruzano es uno de los más consumidos del país, siendo, después de Chiapas, el segundo estado productor con un 24% a nivel nacional. En Veracruz, destacan 10 regiones productoras de café conformados por Huayacocotla y Papantla en el norte del estado, en la zona centro están Atzalan, Misantla, Coatepec, Huatusco, Córdoba y Mongólica, además de Tezonapa y Los Tuxtlas en la región sur.

Como amante del buen café, llegué al museo Finca Roma, donde existe un beneficio antiguo con maquinaria de exhibición del siglo XIX y cuyas puertas han sido abiertas al público para mostrar cómo llega el café de la finca a la taza.

El lugar se encuentra en el municipio de Emiliano Zapata, muy cerca de Coatepec y la capital del estado, Xalapa (30 minutos aproximadamente). Desde la llegada, te topas con campos de cultivo de café y puedes ver a algunos de los jornaleros cortando las cerezas para posteriormente ser trasladados al beneficio donde se lleva a cabo el proceso de despulpe, secado, tostado y molido.

Fui recibido por la directora del museo y los guías del mismo, quienes me llevaron por cada una de las áreas explicándome todo sobre el lugar, iniciando con una explicación del germinado de la semilla. Durante el recorrido, tuve la fortuna de vivir la experiencia de cortar café y durante este tiempo, me explicaron cómo identificar cuáles son los cerezos que deben ser seleccionados para obtener un café de calidad. Debo confesar que, al principio, puede resultar un poco difícil identificar cuales cortar.

Antes de comenzar mi “jornada”, me dieron un cesto que amarré a mi cintura (justo como lo hacen los jornaleros) donde debía ir recolectando los cerezos. Aquí fue donde comencé a valorar el trabajo de cada una de estas personas, pues estuve ahí por espacio de 40 minutos y apenas si pude colectar aproximadamente 300 gramos de granos. ¡Vaya trabajo!

Antes de concluir el recorrido, me dirigieron hacia las máquinas utilizadas en el siglo XIX y mientras lo recorría, una de las guías me contaba una anécdota del lugar que involucraba a las primeras mujeres trabajadoras del beneficio.

Al finalizar el recorrido, y como parte de la experiencia, realizaron una cata de café asistida por un catador profesional, con quien platiqué sobre diversos métodos de extracción y preparado de café, así como la manera en que debe ser tomado (datos que a veces damos por conocidos y en realidad no lo son).

Me despedí de ellos no sin antes probar unos deliciosos toritos preparados también ahí y comprar, obviamente, varios kilos de café. Si tienen oportunidad de conocer esta zona del estado, no duden en ir a este museo, pues la experiencia les hará valorar y disfrutar más cada taza de esta aromática bebida que se tomen.

Si quieres conocer el lugar, está ubicado en; Calle Principal, sin número. Localidad Roma. (18.70 km) 91635 Emiliano Zapata, Xalapa-Enríquez. Se encuentra abierto los lunes y de miércoles a domingo de 09:00 am a 05:00 pm. Para agendar un recorrido, pueden marcar al 228 368 4764 o visitar su fan page en Facebook.

Acompáñame a conocer esta y más historias de nuestro país siguiéndome en redes sociales.

 

facebook: @FanDeMex

Instagram: Fandemexico_

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *