Publicado en Destacado, NACIONAL.

Economistas coinciden en que lo peor en materia del comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB) está por venir, debido que los efectos desfavorables sobre el crecimiento por el cierre de la economía ocasionado por la pandemia se sentirán de lleno en el segundo trimestre del año.

Alejandro Javier Saldaña, economista en jefe de Grupo Financiero Bx+, destacó que los datos oficiales revelaron que la actividad se debilitaba antes de sufrir todo el efecto de la pandemia.

“Con la vigencia de las medidas sanitarias, la economía se contraerá más en el segundo trimestre, en especial en el sector servicios. Conforme se vayan retirando dichas medidas, prevemos una lenta y modesta recuperación en la actividad, la inversión, el empleo y el consumo. Con ello, el PIB caería 7.1 por ciento anual en 2020 y rebotaría 1.8 por ciento en 2021”.

Sergio Luna, economista de Citibanamex, advirtió que anticipan una caída de la actividad más profunda en el segundo trimestre a la luz de las medidas de confinamiento implementadas de forma más estricta y extendida en el país durante abril y mayo.

“Si bien anticipamos cierta recuperación de la actividad en el tercer trimestre, para todo el año proyectamos disminuciones de 18 por ciento para las exportaciones, 11.5 por ciento para el consumo privado, y 19.7 por ciento para la inversión. Destacamos que nuestras proyecciones suponen que, dada la magnitud de la recesión, el gobierno federal eventualmente proveerá de apoyos fiscales adicionales por aproximadamente 1.5 por ciento del PIB”.

No obstante, si tal paquete económico no ocurre o si se aplica demasiado tarde en el año, la caída anual en actividad sería más severa, para alcanzar  hasta 10.5 por ciento, alertó.

Alejandro Stewens, especialista de Scotiabank, destacó que “las cifras revisadas del PIB al primer trimestre de 2020 observaron una caída más suave a la anticipada en su estimación oportuna; sin embargo, la información correspondiente a trimestres previos fue revisada a la baja, lo que sugiere que la debilidad económica era mayor a la que pensábamos, previo a la pandemia”.

Recalcó que una economía que ya llevaba un año y medio con tendencia a la baja, se suman ahora fuertes disrupciones asociadas a la propagación del Covid-19, que la perfilan hacia una recesión de magnitud importante, como ya parecen reflejarlo algunos indicadores oportunos al mes de abril.

“Si bien una vez que termine la pandemia se anticipa un repunte de la actividad económica, al haber una baja base de comparación, el panorama para los trimestres subsecuentes aún está sujeto a un alto grado de incertidumbre, donde las crecientes diferencias entre el gobierno e iniciativa privada representan uno de los principales factores que obstaculiza el camino hacia una pronta recuperación”, subrayó.

 

Fuente: Notimex/foto: archivo/doh

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *