Publicado en Destacado, INTERNACIONAL.

Esto fue lo que pensó una pareja del Reino Unido, que tras pasar varios años intentando tener un hijo biológico, optaron por comenzar un proceso de adopción

El misterio de la paternidad y sus caminos insondables.

Para muchas mujeres ser madre es una tarea complicada por ello muchas de ellas deciden someterse a algún tipo de tratamiento para lograrlo de manera natural.

Lamentablemente no siempre se puede ser madre biológica pero cuando las ganas de criar a un pequeño son tan grandes, entonces la adopción se vuelve una opción.

Esto fue lo que pensó una pareja del Reino Unido, que tras pasar varios años intentando tener un hijo biológico, optaron por comenzar un proceso de adopción que terminó con la llegada de dos hermosos mellizos de ocho meses.

 

 

Sin embargo, el más entusiasmado con la idea era Michael Sanders, el esposo de Ali, quien estaba tan emocionados por convertirse en padre que de inmediato preparó su hogar para recibir a los gemelos  bebés.

Ali Sanders, por el contrario, estaba desilusionada y los sentimientos que experimentaba hacia los pequeños eran de completo desagrado. Pronto se dio cuenta que sentía un genuino rechazo hacia ellos.

‘Sentí que estaba jugando a ser madre, eso no era real. Lo peor fue que mi esposo no sentía lo mismo, él inmediatamente se unió a los bebés’, contó Ali al Daily Mail.

 

 

Incluso, Ali llegó a sentir miedo de ella misma porque no lograba sentir amor por los bebés y deseaba que éstos durmieran el mayor tiempo posible, con tal de no desempeñar sus funciones como madre.

‘Rezaba para que no despertaran porque eso significaba que debía fingir que era una buena madre otra vez’.

Pese a todos los sentimientos negativos que los mellizos le provocaban, la mujer decidió seguir adelante con tal de ver a su esposo feliz y porque después de todo, aún estaban en la etapa de prueba (de la adopción).

 

 

Pero las cosas cambiaron drásticamente cuando Ali acudió al médico para realizarse unos análisis y le notificaron que estaba embarazada.

Fue en ese momento cuando Ali se dio cuenta que debía regresar a los gemelos de ocho meses y empezar a preocuparse por su embarazo, pues al fin sería una madre de verdad.

Apenas estuvo en su casa, la mujer cogió el teléfono y llamó al centro de adopción para notificar lo que ocurría en su familia e informar que detendría el proceso de adopción y devolvería a los pequeños.

 

 

‘Le dije a la trabajadora social que creía que no podríamos quedarnos con los mellizos. Algunos pensarán que soy una mujer malvada, pero no es así’, dijo Ali al medio citado.

Cuando llegó el momento de entregar a los mellizos Ali no pudo evitar sentir que “algo se rompía” dentro de ella” pero aún así optó por dejar a los bebés pues sabía, muy en el fondo, que era lo mejor para todos.

Ahora que los gemelos tienen, tres años, Ali se dio cuenta, que devolverlos fue el gesto de amor más grande que pudo hacer por ellos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *